PROTECTORES GÁSTRICOS

Al atender cuadros de ansiedad, depresión y fobias, entre otras enfermedades mentales, siempre procuro suministrarles a mis pacientes las herramientas para superar los trastornos que les aquejan, basándome en tratamientos naturales. En este aspecto, fundamentalmente aplico terapias como la cognitiva conductual, programación neurolingüística, entre otras técnicas de psicoterapia que he administrado con suma efectividad durante mis años de trayectoria profesional, aunque, en algunos casos debo recurrir a las terapias farmacológicas que suelo complementar con protectores gástricos como el Omeprazol para aliviar los males del estómago, para mitigar los efectos colaterales que puede sufrir el paciente en su tracto digestivo por la ingesta prolongada de medicamentos fuertes como los antidepresivos y ansiolíticos.

Complementos de las terapias farmacológicas

Con cierta frecuencia se me presentan casos en los que los síntomas de la ansiedad pudieran ser tan fuertes que ponen en peligro la vida del paciente, por lo que me veo en la obligación de prescribir fármacos como, por ejemplo, para el tema gástrico, que alivien el sufrimiento del paciente de forma inmediata e indicar que visiten algún otro médico que controle otros efectos secundarios. Sin embargo, estos medicamentos generan ciertos efectos colaterales que deben ser atendidos con medidas y tratamientos complementarios, como los que se presentan a continuación:

Chequeo físico previo

Cuando se presentan este tipo de situaciones, es completamente necesario realizar una evaluación física general previa a la aplicación de la terapia farmacológica para la ansiedad, este paso puede ser resuelto con un test realizado al paciente o a su familiar más cercano, para conocer a qué componentes farmacológicos pudiera ser alérgico o de qué tipo de afecciones físicas sufre además de sus trastornos mentales.

Esto se realiza con el objetivo de actuar preventivamente, frente a los posibles efectos adversos del tratamiento, como el reflujo, para la patología psicológica que estamos tratando, de modo que estos puedan ser neutralizados o reducidos a la mínima expresión.

De este chequeo físico preventivo va a depender el tipo de fármaco antidepresivo a utilizar y de ser necesario la clase de tratamiento médico complementario que se debe aplicar, el cual puede ser de tipo natural (como caminar, dibujar, tomar abundante agua, entre otros) o también de índole farmacológico como los protectores para el estómago, tales como el Omeprazol.

Protector de estómago

Si bien los fármacos resultan ser beneficiosos para atender ciertos cuadros crónicos de ansiedad, depresión y/o alteración de los nervios, también es cierto que en muchos casos generan reacciones indeseables en el sistema digestivo como dolor de estómago, acidez e indigestión, dado que estos medicamentos suelen inhibir la formación de enzimas catalizadoras del proceso digestivo, interfiriendo en la desintegración normal de los alimentos.

Por estas razones, en muchos casos los medicamentos como antidepresivos o sedantes deben ser complementados con otros que ayuden a mitigar los efectos colaterales como los típicos malestares estomacales, en este sentido, es muy frecuente el uso del Omeprazol, el muy conocido protector de estómago que debe ser ingerido en la mañana para una protección completa durante 24 horas.

Recomendaciones para reducir reacciones adversas en el estómago

Mi experiencia como médico dicta que debo proceder a proporcionarte algunas importantes recomendaciones para evitar o disminuir la intensidad de las reacciones adversas de las terapias farmacológicas en el tratamiento para las enfermedades mentales y cuidar tu salud estomacal:

  1. No sobrepasar la dosis del fármaco indicada por el profesional de la salud mental.
  2. Ingerir alimentos en cantidades y horarios regulares para evitar el reflujo.
  3. Ingerir gran cantidad de frutas, verduras y alimentos probióticos como el yogurt.
  4. Beber una taza de infusión de manzanilla al día.

Te invitamos a mantenerte atento y lleno de salud con nuestras continuas publicaciones y a compartir este material en todas tus redes sociales, ya que puede resultar de mucha ayuda para algún amigo o un ser querido que necesite esta valiosa información.