ERGOFOBIA: MIEDO AL TRABAJO

ERGOFOBIA. Las fobias en general son la manifestación de niveles de ansiedad elevados, en ciertas personas que padecen miedos incontrolables e infundados, ante situaciones consideradas normales o cotidianas para la mayoría. Hablando específicamente de la ergofobia (aversión irracional al trabajo, al lugar de trabajo o a todo lo que está relacionado con el mismo), en mi experiencia puedo decir, que es más común de lo que parece, pero no es reconocida por la mayoría de los que viven esta situación, bien sea para evitar el estigma social o por la necesidad de mantener el empleo.

Miedo al trabajo

Implicaciones de la Ergofobia

Nuestro empleo, es. básicamente. la forma de ganarnos la vida, de obtener el sustento propio y el del núcleo familiar si fuese el caso; por tanto, el mismo ha de determinar nuestro estilo de vida, y allí están fundamentado gran parte de las metas y objetivos a corto, medio y largo plazo de cualquier persona.

Pero ¿Qué pasaría si de pronto nos ocurre una situación que nos impiden desenvolvernos en el lugar de trabajo con normalidad? Y peor aún ¿Y si lo que nos ocurre es una situación emocional incontrolable que nos lleva a perder el control interno? Es a estos trances que están expuestos
quienes padecen de ergofobia, estos episodios psicóticos pueden estimular la ansiedad en el individuo, sometiéndolo a niveles de estrés laboral intolerables para él y su entorno, afectando el rendimiento laboral y sus relaciones interpersonales en el ámbito profesional, pudiendo conllevar la pérdida del empleo y el desplome emocional del que padece la condición, sumiéndose en la inseguridad, baja autoestima, acentuando la perturbación psicológica en cada experiencia laboral, si no se diagnostica, reconoce y se trata adecuadamente.

Es por esto que la ergofobia es un asunto sensible, que no debe ser banalizado sino tratado seriamente, en mi tiempo estudiando el asunto he podido demostrar que es clave el apoyo familiar para superar la condición, quienes no deben confundir el estado del paciente con pereza por trabajar o indisposición deliberada al trabajo, ya que este tipo de estigmatización en la familia sumado a las deterioradas relaciones interpersonales que ha de tener en el trabajo dada la misma condición, puede acentuar el estrés laboral, la inseguridad y la ansiedad; alejándonos mucho de la solución del problema.

Causas comunes de la ergofobia

El origen de ese miedo viene desde la niñez o en la adolescencia, como una respuesta a diferentes sucesos a los que nos hemos enfrentado, y es la manera en que resolviste esos sucesos la que va a determinar esos temores futuros en tu vida. Por ejemplo, recuerdo el testimonio de una paciente de edad escolar que estaba sufriendo un agresivo Bullying, y no encontraba protección en sus padres ni en su maestra que por lo general no le creían lo que estaba viviendo; si dicha niña hubiese dejado de ir a la escuela o si no hubiera vencido ese temor, ella hubiese tenido miedo por el resto de su vida a todo lo relacionado con el aspecto académico y/o laboral. Hay que evaluar y enfrentar las situaciones incómodas, dialogar con las personas, tener esa comunicación asertiva que te permita afrontarlo, porque si no lo afrontas vas a alimentar mucho más ese miedo.

Algunas de las causas específicas son las siguientes:

Temor irracional al rechazo

Inseguridad ante la necesidad compulsiva de caer bien a todo el mundo, o de complacer excesivamente a los jefes, ante una experiencia pasada de un despido traumático.

Experiencias traumáticas del pasado

El miedo al fracaso, al haber experimentado alguno que no haya podido superar, bien sea en el ámbito laboral o escolar. También puede originarse de experiencias dramáticas como acoso sexual en el lugar de trabajo.

Ansiedad compulsiva

Personas con trastornos de personalidad o que padecen de una impaciencia incontrolable, pueden verse seriamente afectados al tener que superar los procesos de entrevistas, pruebas y captación de talentos; al no obtener los resultados esperados, al momento deseado. Lo que puede predisponerlos a evitar enfrentarse a ese proceso una y otra vez, para así evitar frustraciones.

Trastornos depresivos

Las personas con predisposición a los episodios depresivos, suelen también evitar los procesos que conllevan la búsqueda de empleo.

Esquizofrenia

Trastorno mental que conlleva a evitar cualquier actividad que signifique interacción social.

Sin embargo,no te enfoques tanto en el origen, sino en que como vas a salir hacia adelante, como vas a salir de ese bache que te está impidiendo crecer profesionalmente, económicamente, sentirte pleno, sentirte productivo

Perfil de un paciente con ergofobia

Entre las personas con esta condición, que he tenido oportunidad de diagnosticar y tratar profesionalmente, escucho que me cuentan cosas como: “a mí me dijeron que no servía para realizar tal trabajo y me lo creí”; mi respuesta a este tipo de aseveraciones es que la interiorización de esos mensajes negativos recibidos del entorno, son los que le están impidiendo crecer, y mi recomendación para ti como lector y para cada persona que padezca miedos tan terribles como la ergofobia, que literalmente los paralizan y les impiden evolucionar en la vida, es que te preguntes cuáles de tus pensamientos, sentimientos o relaciones te están intoxicando en tu vida y deshacerte de los tóxicos y negativos que no te aportan mas que inseguridad y dolor. Si te sientes juzgado o criticado por algo que estás viviendo y es eso lo que te está generando ese miedo, te pregunto ¿Porque mantenerlo? ¿Hay personas que te están haciendo la vida imposible en lugar de aportar algo positivo? Estas preguntas son validas para la vida en general, por lo cual también se pueden dar en tu lugar de trabajo. Si el estrés que sientes en tu trabajo es mayor que la motivación que sientes en ir a él, tendrás que colocar las cosas positivas y negativas sobre la balanza y analizar si te merece la pena seguir en ese puesto de trabajo.

Una fobia directamente relacionada es la catisofobia, que es el nombre que se le da al miedo a sentarse. Las personas que sufren esta fobia, no tienen porque sufrir ergofobia, pero si su puesto de trabajo consiste en estar sentado frente a un ordenador, o delante de un escritorio… presentan los mismos miedos ante la situación de tener que ir al trabajo.

Conclusiones sobre el miedo al trabajo

No se trata de tirar la toalla por cualquier situación, pero si debes tomar en cuenta el grado de afectación que tienes ante determinadas situaciones Es fundamental también que estés abierto a buscar ayuda profesional, es mucho lo que podemos ofrecerte quienes estudiamos estos casos y tenemos la preparación para guiarte en el rumbo de las soluciones. Recuerda que tu salud mental es primordial en todos los aspectos de tu vida y para preservarla la psicología y los psicólogos, somos una aliada para orientarte en la recomendaciones y tratamientos necesarios para cada caso.

Enfrentar nuestros miedos puede ser un asunto duro y complicado, porque a veces ni siquiera los reconocemos, pero lo cierto es que vivimos con ellos y se convierten en una fuerza que nos paraliza y nos impide lograr nuestros sueños y objetivos de vida. Por ello te exhortamos a llenar tu mente de pensamientos positivos y transmitir mensajes positivos a tus amigos. También si gustas puedes compartir este artículo en tus redes sociales, o también seguir nuestras paginas sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *