EREMOFOBIA: MIEDO A ESTAR SOLO

EREMOFOBIA. Los seres humanos somos una especie gregaria, es decir, estamos psicológicamente programados para vivir en comunidad, por lo que siempre tendemos a integrarnos en grupos sociales, de amigos o familia. Cuando por alguna razón esto no es posible, es normal que podamos experimentar sentimientos como decepción, tristeza o depresión, los cuales en algunos de mis pacientes se expresan de forma excesiva, crónica e irracional, estas personas padecen una condición que denominamos eremofobia, la cual constituye un miedo extremo a la soledad. El temor de estar solo, puede hacer que una persona se sienta muy insegura, ansiosa y deprimida.  

Síntomas de la Eremofobia

Los síntomas suelen incluir:

  1. Dificultad para respirar
  2. Hiperventilación
  3. Latidos cardíacos irregulares
  4. Sudoración excesiva
  5. Náuseas  
  6. Sentimientos generales de temor
  7. Hipocondría o fingimiento de enfermedades constantemente para atraer la atención.

He tratado a varios eremofóbicos, y cada uno experimenta el miedo a la soledad a su manera y puede manifestar diferentes síntomas, sin embargo lo que representa un factor común, en todos los casos, es que si temes estar sólo, puedes llegar a ser más propenso a desarrollar, relaciones de dependencia con otras personas y sentirte como si debes estar cerca de la gente, en todo momento y a cualquier precio.

Mientras todos en diferentes grados, necesitamos personas en nuestras vidas, si sientes que debes tener gente alrededor todo el tiempo, entonces esta necesidad te está controlando.

Estar solo versus mal acompañado

Apoyada en la evidencia clínica del testimonio de muchos de mis pacientes, he notado que una de las principales razones, por las que tanto hombres como mujeres permanecen en una relación, aunque sean infelices o inclusive esta resulte tóxica para sus vidas, es el miedo a estar solo.

Y como cualquier buen psicólogo, puedo asegurar sin temor a equivocarme, que una relación basada en el miedo está destinada a ser una relación infeliz e insatisfactoria, y tarde o temprano le espera el fracaso.

La eremofobia puede estar directamente relacionada con la agorafobia (temor obsesivo de estar en espacios abiertos), ya que aunque los motivos que desencadenan el temor son opuestos, ambas se fundamentan en la falta de autoconfianza, en la persona que la padece.

Tratamiento para la Eremofobia

El primer paso es admitir que usted tiene un problema para estar solo y que le gustaría sentir y comportarse de manera diferente.

El método que más aplico, es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Trabajando con un psicólogo, un terapeuta o un consejero experimentado usted puede aprender nuevos patrones conductuales, nuevas habilidades sociales y comunicacionales, además de técnicas específicas para ayudarte a tratar la ansiedad y la depresión.

Otro tratamiento que prescribo para la soledad y la depresión, especialmente en los ancianos, es la terapia de mascota, o la terapia asistida por los animales como se conoce más formalmente. Algunos estudios y encuestas, así como la evidencia clínica, indica que la presencia de compañeros animales puede aliviar los sentimientos de la eremofobia.

Si realmente deseas ayuda, para lidiar con sus sentimientos y emociones, modificar tu comportamiento y mejorar el enfoque de tu vida, no dudes en ponerte en contacto conmigo, para guiarte en el camino de la solución. Además comparte este artículo en tus redes sociales para alguien más encuentre apoyo, para superar la eremofobia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *