DROMOFOBIA: MIEDO A CRUZAR LA CALLE

DROMOFOBIA. Se considera como una de las fobias más raras, es el miedo injustificado y desmedido por cruzar la calle. Les voy a contar como se desarrolló esta fobia en uno de mis pacientes, de pequeño su madre no le dejaba cruzar la calle solo, en realidad como a todos, pero en este caso su madre era una persona extremadamente sobreprotectora, le infundía miedos a mi paciente con respecto a andar solo en la calle y más a cruzarla. Estando aún pequeño su madre murió atropellada por un bus sin frenos, este fue un choque psicológico demasiado fuerte y de allí quedo traumado, no entendía qué pasaba y se encerró en su mundo y los recuerdos de las cosas que le decía su madre, que en vida le transmitió sus miedos.miedo a cruzar la calle

Causas de la dromofobia

Como la mayoría de las fobias suele desarrollarse por un gran impacto psicológico, por conducta aprendida o una mezcla de ambas, como les explique anteriormente. Hoy en día, la evolución automotriz y la imprudencia al conducir han vuelto muy vulnerables a los peatones. Todos hemos sentido algo de miedo al cruzar la calle, por causa de que de repente aparezca un “loco al volante”.

Sin embargo, la sensación que le da a los dromofóbicos cuando les toca atravesar una avenida es agobiante, se sienten paralizados, totalmente inmóviles, por lo que necesitan de ayuda para poder hacerlo, alguien que les impulse y les brinde la fuerza necesaria.

Donde se desarrolla la dromofobia más comúnmente

En los lugares donde el tráfico sea excesivo, que por norma general suele ser en grandes ciudades. Los sitios donde el porcentaje de accidentes automovilísticos sea mayor. Los pacientes con esta fobia sienten ansias por cualquier viaje que tengan que realizar, inclusive el solo hecho de pensar en ellos los coloca en una mala posición psicológica.

Por otra parte, al igual que con otras fobias el tratamiento a la dromofobia debe ser atendido por un psicólogo, nosotros le brindaremos al paciente la ayuda necesaria para superar este y muchos más traumas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *