AGLIOFOBIA: MIEDO A EXPERIMENTAR DOLOR

AGLIOFOBIA. Alguna vez han escuchado la frase “El dolor nos recuerda que estamos vivos”, pues es así, es una sensación muy normal, aunque desagradable, y a lo largo de la vida el ser humano estará expuesto a muchas situaciones tanto biológicas como accidentales que le harán experimentar dolor. A nadie le gusta experimentar sufrimiento, pero ¿Cómo sabemos cuándo sufrimos de fobia al dolor?miedo al dolor

La Agliofobia es ese trastorno psicológico en cual se presenta un miedo exagerado e incontrolado al Dolor físico o a experimentar sufrimiento. Quienes padecen de esta fobia suelen cancelar la mayoría de sus actividades por miedo a que les pueda provocar dolor.

Causas de la Agliofobia

Esta fobia puede ser desarrollada por alguna experiencia traumática que haya ocasionado en la persona algún daño físico, o que el daño lo haya sufrido una persona muy cercana al agliofóbico. En algunos casos la causa de la fobia se debe a la percepción o concepto que tiene la persona sobre el daño físico y el dolor que este ocasiona, que pueden ser adquiridas por comentarios, imágenes o referencias bibliográficas. Se relaciona con la aicmofobia que es el miedo a las agujas u objetos puntiagudos, y es porque se sabe que estos objetos pueden causar dolor.

Síntomas de la Agliofobia

Los síntomas característicos de esta fobia son los ataques de pánico, aumento del ritmo cardíaco, estrés, problemas gastrointestinales, tensiones musculares, aislamiento social. Los pacientes que presentan Agliofobia evitan con frecuencia las citas médicas – odontológicas, tal como lo hacen los odontofóbicos, se privan de experiencias como el embarazo en el caso de las mujeres, y se abstienen de participar en eventos deportivos por miedo a una lesión. En los casos más severos, los pacientes abusan del uso de analgésicos, pudiéndoles provocar una sobredosis.

Tratamiento de la agliofobia

Para superar la Agliofobia, el paciente debe buscar la ayuda de un profesional. En algunos pacientes cuya fobia no está calificada como severa, la música es un método complementario para el manejo del dolor. Una de las terapias más utilizadas para el tratamiento de esta fobia es la terapia de desensibilización, en la cual se busca exponer al paciente a diferentes niveles de dolor, otras técnicas aplicadas y de gran ayuda son la hipnosis y la programación neurolingüística.

Si te gusto el contenido de esta publicación y crees que puedes ayudar a alguien con ella, no dudes en compartirla en tus redes sociales favoritas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *