HETEROFOBIA: MIEDO AL SEXO OPUESTO

HETEROFOBIA. En un mundo donde en teoría cada día la ciencia parece encontrar más respuestas, en la práctica vemos como más bien surgen más incógnitas, cada vez existen más interrogantes dadas por nuestra propia diversidad, cada mente literalmente es un micro mundo con una forma propia de ver la vida, con propias expectativas, con sus propias interrogantes y sus propias verdades; hasta allí quizás todo bien, el problema empieza cuando comenzamos a segregar a nuestros semejantes, por el solo hecho de pensar o tener preferencias distintas, ya que así como nuestra diversidad es infinita, también la discriminación es muy amplia, y desde nuestro punto de vista debemos procurarnos una sociedad de respeto y tolerancia, donde no tenga lugar ningún tipo de discriminación llámese heterofobia, homofobia, racismo, o cualquier otra.

Miedo al sexo opuesto

La otra cara de la moneda

Generalmente lo considerado normal y/o natural, son las relaciones de pareja entre individuos de sexos opuestos; por lo que también se puede considerar “normal” cualquier aversión hacia relaciones que rompan con lo “naturalmente establecido”, es decir, se nos hacen más familiares términos como homofobia, que es el rechazo hacia relaciones conyugales entre individuos del mismo género; que con el concepto de heterofobia que puede explicarse como el miedo o repulsión hacia los heterosexuales, y las relaciones amorosas establecidas entre estos.

Pero “¿Qué es esto? Si lo que inicialmente fue moralmente aceptado fue una relación marital entre un hombre y una mujer, ¿Cómo es posible que alguien repudie este tipo de vínculos?” pudieran expresar algunos, quizás con algo de razón, pero así de diverso es nuestro mundo, y con todas estas variables y expresiones de pensamiento debemos aprender a convivir.

Sin embargo, lo realmente alarmante no es la forma de pensar o de vivir de cada uno, por muy diversa o excéntrica que sea, sino el hecho de que algunos se crean superiores por sus preferencias, estilo de vida o forma de pensar, y a partir de esa auto infligida superioridad, pretendan violar el derecho de sus semejantes, marginar al hermano por ser diferente o exponerlo al escarnio público por motivo de sus preferencias sexuales.

Quizás para la opinión de muchos el concepto de heterofobia no pase de ser un ejercicio retórico de reflexión, para que todos nos pongamos en el lugar de las víctimas de la homofobia.

No obstante, al ser la comunidad gay tan oprimida, hasta llegar al punto inclusive de ser blanco de un ataque terrorista en el presente año en Orlando, Florida (USA); en la práctica pueden presentarse casos puntuales de heterofobia, en individuos que al sentirse tan acosados por su preferencia sexual, dan oportunidad de que germine en su interior la intolerancia hacia el grupo social que considera sus victimarios, en este caso los heterosexuales, convirtiéndose el oprimido en lo mismo que lo ha perseguido; suscitando un ciclo de discriminación, al que no debemos dar lugar en nuestra sociedad.

La heterofobia puede surgir también a causa de experiencias traumáticas con el sexo opuesto, durante la niñez o adolescencia, como una violación, acoso escolar, o violencia de género de cualquier tipo.

Heterofobia ¿El mundo al revés?

¿Qué sucedería si los homosexuales fuéramos la mayoría en el planeta y los heterosexuales sufrieran de heterofobia? Es la pregunta que se hace en un interesante cortometraje llamado “Love is all you need?” Y que fue dirigido por Kim Rocco Shields, este cortometraje que ha dado vueltas por toda la red, y ha generado múltiples reacciones y opiniones, está dirigido a crear consciencia sobre las calamidades que han sufrido durante muchos años los considerados sexodiversos, y que en un mundo de realidades cambiantes como el que vivimos no resulta descabellado pensar en que pudieran invertirse los papeles, si no cortamos el circulo de odio hacia una comunidad que sencillamente son nuestros semejantes, son iguales a nosotros, pero con preferencias distintas que deben ser respetadas, aunque no las compartamos.

Lo importante a destacar en la propuesta de este corto es que ningún paradigma impuesto puede ser bueno del todo, el ser humano nació para ser libre y poder discernir entre lo que considera bueno o malo para su vida, en cuanto a las preferencias sexuales pasa lo mismo, la sociedad no va a avanzar y no podremos vivir realmente en paz, si nos empeñamos en imponer un estereotipo como el “normal” y “correcto”, estigmatizando todo lo que sea diferente a este modelo, todo debemos tener el derecho de vivir, mostrarnos y ser aceptados tal como somos.

Factores que influyen a incrementar la tolerancia en la sociedad

Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz“, Don Benito Juárez.

He aprendido y así lo transmito, que resulta fundamental inculcar valores de respeto y tolerancia desde la edad escolar en el individuo, para que podamos alcanzar una sociedad con una sana convivencia en un futuro no muy lejano. Entre los aspectos que más influyen en la formación del carácter de la persona, en este particular, enumeramos los siguientes:

Educación integradora

La educación en la escuela y en el hogar no debe estar diseñada para clasificar a las personas y separarlas por sus diferencias, sino para integrarlas y enseñarlas a complementarse para trabajar juntos.

Medios de comunicación

Los medios de comunicación tienen un gran poder de influencia en el comportamiento social, por tanto, si desde ahí se emprenden campañas de concientización y diseminación de valores que nos enriquecen como sociedad, pueden ser bastante eficaces.

Figuras públicas

Es importante que las personalidades que siguen las masas, como artistas, deportistas y figuras políticas; den ejemplo de respeto y tolerancia, no solo con palabras sino con hechos ejemplarizantes de inspiración para sus admiradores.

Superación del fundamentalismo cultural

Desde todos los estratos de la sociedad, se debe desarraigar la idea de que existe un modelo de ser y hacer que es “normal” y “correcto” en sí mismo, bajo la comprensión de que todo lo que esté fuera de cierto paradigma es antinatural; el patrón a seguir es respetar la diversidad, sabiendo que nuestra sociedad se enriquece en nuestras diferencias y que cada quien le encuentra razón y sentido a la vida a su forma, siendo todos iguales en derechos.

Otras fobias sexuales

  • Genofobia o Coitofobia: miedo a las relaciones sexuales.
  • Eurotofobia o Colpofobia: miedo a los órganos sexuales de la mujer.
  • Gimnofobia: miedo a la desnudez propia y ajena, por la excesiva tendencia a compararse con los demás.
  • Agrafobia: miedo al abuso sexual.
  • Falofobia: miedo al órgano sexual masculino.
  • Venustrafobia: repulsión obsesiva expresada por parte de los hombres ante mujeres bellas.

Conclusión sobre el miedo al sexo opuesto

Si hay algo que para mí está claro, es que solo en una sociedad donde comprendamos que todos debemos gozar de iguales derechos, podremos convivir con verdadera justicia y todas las personas se podrán desarrollar adecuadamente para aportar lo mejor de sí mismos. Cuando realmente entendamos que la discriminación es un asunto que debe quedar en el pasado y no debe ser tolerable bajo ninguna circunstancia, por ejemplo, no podemos hacer justicia con más injusticia, no podemos resolver la discriminación devolviendo más discriminación; debemos comprender que seas negro o blanco, seas heterosexual, homosexual o bisexual, por encima de todo somos seres humanos, y nos necesitamos todos para vivir en paz y progresar como sociedad. Empeñémonos en lograr un mundo cada vez más respetuoso y tolerante, donde todos tengamos la oportunidad de amar con plena libertad sin prejuicios ni discriminación.

Y por supuesto contamos contigo para compartir este mensaje en tus redes sociales, para que alcance a más personas y tus amigos puedan contribuir en la edificación de esa convivencia de paz que todos anhelamos.

Una respuesta a “HETEROFOBIA: MIEDO AL SEXO OPUESTO”

  1. […] realidad, una situación lleva a otra. La erotofobia es el miedo irracional por el sexo, tanto hablarlo, verlo y tenerlo. Las personas que […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *