CACOMORFOBIA: MIEDO A LAS PERSONAS OBESAS

CACOMORFOBIA. Mejor conocida como el miedo irracional e injustificado a las personas gordas u obesas, también es llamada erróneamente como gordofobia. La cacomorfobia proviene del griego “caco” y “morpho” que significan feo y forma respectivamente, varios especialistas afirman que la cacomorfobia deriva de la cacofobia puesto que la gordura es considerada como fealdad para algunos. Hasta cierto punto, el miedo a los obesos podría estar relacionado con problemas de imagen corporal, nadie quiere o le gusta la grasa en exceso, pero, los cacomorfóbicos no pueden controlar el terror que experimentan al estar cerca de personas con exceso de peso.

A menudo, los cacomorfóbicos se dan cuenta de su miedo irracional, sin embargo, no son capaces de controlar los ataques de pánico que experimentan ante el mero pensamiento o visualización de alguien gordo, a la vez, no pueden controlar los pensamientos negativos, sensación de miedo, repulsión o la ansiedad en torno a un obeso.

Miedo a las personas obesas

Causas de la cacomorfobia

Al igual que en el caso de otras fobias específicas, la cacomorfobia deriva de episodios traumáticos o negativos a edades tempranas relacionados con personas gordas. Una persona gorda pudo haber intimidado intensamente a un niño generando que sienta miedo hacia todas aquellas con la misma condición física.

Por otro lado, los medios de comunicación y la sociedad juegan un papel muy importante señalando que lo ideal es tener una figura perfecta, esto podría conducir a un “disgusto” hacia todos aquellos hombres o mujeres que no posean cuerpos esbeltos. En tal sentido, se confunde la cacomorfobia con la discriminación a los obesos, pero, se diferencian porque la cacomorfobia es el miedo extremo y constante hacia los sujetos con sobrepeso, normalmente padecida por individuos encadenados a altos niveles de ansiedad, donde sus mentes ansiosas les hacen creer que todos los obesos son “malos” y les ocasionarán un daño.

Relación con la pocrescofobia

Una vez vi online una conferencia donde se discutieron varias fobias relacionadas con los prejuicios y la sociedad en general, siendo el tema principal la pocrescofobia. Definida como aquel terror ilógico que tiene una persona de aumentar peso (lo que comúnmente llamamos “miedo a engordar“), esta fobia suele ser padecida por individuos muy obsesionados con la imagen personal, así como las que sufren de anorexia nerviosa, un trastorno caracterizado por no consumir alimentos con el fin de bajar rápido de peso. Vale destacar que los pocrescofóbicos suelen temer a todos los demás individuos que presentan obesidad en su cuerpo, sintiéndose asqueados por considerarlo como algo fuera de la natural

Síntomas que presentan los cacomorfóbicos

La cacomorfobia tiende a causar diversos síntomas físicos dentro de quienes la padecen, como, por ejemplo, latido del corazón acelerado, respiración rápida, experimentar escalofríos o temblores, sudoración excesiva, entre otros.  También están presentes algunos síntomas conductuales como, la experimentación de un pánico intenso que ocasiona la huida del lugar donde se encuentren, grandes esfuerzos para evitar a los gordos, irritabilidad y depresión.

Los síntomas mentales incluyen tener pensamientos obsesivos, tener dificultad para pensar en otra cosa que no sea el miedo, tener imágenes mentales sobre ser atacado, sufriendo una exagerada ansiedad siendo incapaz de controlarla.

Tratamiento para combatirla

El diagnóstico de la cacomorfobia es importante, especialmente si los síntomas que se presentan son de proporciones épicas. Los psicólogos podemos ayudar a evaluar la magnitud del miedo, también su origen y las razones de su existencia. El tratamiento idóneo consiste en terapias de exposición para ir creando en el cacomorfóbicos la suficiente tolerancia hacia los hombres o mujeres subidas de peso. De igual forma, son utilizadas las sesiones de grupo y las terapias individuales para ayudar a aliviar la cacomorfobia, así como el uso de la programación neurolingüística para convertir esos pensamientos negativos en positivos.

Siempre recomiendo el apoyo familiar o de seres muy cercanos al paciente para que pueda superar con éxito sus peores temores. Los medicamentos solo son recomendables en los casos que exista un cuadro grave de ansiedad, en los demás casos, lo mejor es consultar a un psicólogo. La información que hay sobre esta fobia es algo escasa, en consecuencia, harías un gran favor a muchas personas si compartes este valioso artículo en tus redes sociales.