MELOFOBIA: MIEDO A LA MÚSICA

MELOFOBIA. Aunque parezca difícil de creer existe el miedo por la música. En particular esta es una fobia que aún me cuesta mucho digerir pues además de psicóloga soy músico y en lo particular disfruto tanto del sonido de cualquier instrumento musical en especial el piano. A muchos les parecerá increíble que existan personas cuya patología neurológica sea el temor por algo tan sublime como la música y en esta oportunidad les digo que sí es algo totalmente real y las razones por sufrir de esta enfermedad pueden ser tan diversas como las que hay en cualquier otra fobia.

Miedo a la música

Origen de la melofobia

Tuve una paciente melofóbica, su padre era músico, y desde que nació toda su vida giraba en torno a la música, cuando tenía casi 7 años su padre murió en un accidente cuando estaba de gira; desde ese momento su mente bloqueo todo buen recuerdo agradable que pudo haber tenido con la música, y comienzo a verla como algo negativo pues responsabilizó a la música por la muerte de su padre.

Hay otras veces donde la experiencia puede ser más directa, como haber sufrido un accidente directo con un instrumento musical o que el mal momento esté relacionado con alguna canción o sonido. Es importante que aprecien cuales son los tipos de experiencias traumáticas por la que puede pasar un fóbico antes de serlo, de hecho, es válido para cualquier enfermedad. En otros pocos casos puede ser por un comportamiento copiado de alguien más al que le dé temor la música, pero estos son menos probables.

Síntomas de la melofobia

Son personas que evitan a toda costa cualquier contacto con la música, radios, reproductores, CD´s, iPod, entre otros, están completamente prohibidos en la vida de un melofóbico. Cualquier cambio de tono inesperado les ocasiona gran molestia, en muchas oportunidades es por hipersensibilidad auditiva y el sonido les causa dolor (hiperacusia), entonces en realidad a lo que le temen es a sufrir un fuerte dolor de cabeza o de oído ocasionado por la música.

Quienes padecen esta enfermedad, suelen ser personas aisladas, pues normalmente en las reuniones sociales se escucha algo de música, y por evitar estar en presencia de estos sonidos también evitan estar con otras personas. y en los casos más extremos es cuando la sensibilidad por el sonido es tan fuerte se quedan encerrados en sus habitaciones, solo salen en casos de extrema necesidad propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *