CLEPTOFOBIA: MIEDO AL ROBO

CLEPTOFOBIA. Es el miedo incontrolable por robar o ser robado. También se puede desarrollar otra variante, tratándose del miedo por ser tildado de ladrón indebida e injustamente. La Cleptofobia tiende a desarrollarse en sitios donde la inseguridad se vive a flor de piel, es decir, en las zonas en donde existen robos frecuentemente.miedo a ser robado

Miedo a ser robado

Las personas que desarrollan cleptofobia tienen miedo de salir de sus casas pues sienten que en cualquier momento pueden ser víctimas de la delincuencia, y cuando tienen que salir, lo hacen con pocos objetos de valor, además de vivir todo el tiempo con el temor de que algún extraño se les acerque, aunque sea a pedir una dirección ya que piensan que son ladrones.

Miedo a robar

Se puede desarrollar cuando sabes que las personas que te rodean tienen este mal hábito y que además lo realizan con frecuencia y con gran destreza teniendo esta actividad delictiva como un vicio. Los cleptofóbicos tienen la sensación que por estar constantemente con estas personas pueden llegar a convertirse en ladrones también, pero conocen las consecuencias de robar y padecen de miedo a ir a la cárcel.

Miedo a ser acusado de ladrón injustamente

Es un efecto que se desencadena de la situación mencionada anteriormente, pues si estas rodeado de ladrones lo más seguro es que tú también seas catalogado como uno, aunque no sea así.

Síntomas de la Cleptofobia

Para ser diagnosticado con cleptofobia, cualquiera de las circunstancias anteriormente descritas debe representar un temor incontrolable para su víctima demostrando como señas de la fobia ansiedad extrema cuando se enfrenta con cada una de las situaciones particulares, además de querer evitarlas a toda costa, aunque en muchas ocasiones el miedo es tan grande que no deja que la persona funcione o reaccione correctamente. Asimismo, sufrir de alguna fobia, bien sea específica, como la cleptofobia o compleja, influye de forma negativa en la vida cotidiana del paciente.

Tratamiento a la Cleptofobia

Por tratarse de una fobia simple el procedimiento más recomendable es tratar de neutralizar los episodios contraproducentes mediante la exposición controlada hacia la situación fóbica unida a ejercicios de respiración diafragmática y lenta acompañándose también de prácticas de aflojamiento muscular.

Quizás esta información sea de ayuda para algún amigo o familiar, compártela en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *