CARCINOFOBIA: MIEDO A PADECER CÁNCER

CARCINOFOBIA. Probablemente no existe en el mundo alguien normal que quiera enfermarse, es común que todos tengamos un miedo a una enfermedad grave como el cáncer. Pero, cuando el miedo a padecer un carcinoma, o que un ser querido lo sufra, se vuelve extremo generando una gran cantidad de ansiedad, entonces estamos en un caso de carcinofobia. Una persona carcinofóbica puede llegar a presentar un cuadro tan grave de ansiedad que lo llevaría a aislarse dentro de su casa y constantemente atraviesan por ataques de pánico.

Se ve en todas partes, artículos y noticias que cuentan con expertos que hablan de la forma en que se acaba de descubrir que un factor ambiental provoca cáncer, por ejemplo, la exposición a los edulcorantes y conservantes o el uso de teléfonos, entre muchas cosas más. Los pacientes que he tratado con esta fobia me comentan que hoy en día todo puede causar cáncer, no es de extrañar, entonces, que la gente esté empezando a temer contraer un tumor antes de que lo desarrollen. Sin embargo, en casi todos los casos el miedo es irrelevante y no representa un riesgo real de padecer tal enfermedad.

Miedo a tener cancer

¿De dónde surge el miedo a padecer cáncer?

En mis estudios de postgrado investigamos mucho material referente a este tipo de fobia, una de las razones que la causa está relacionada con alguna experiencia traumática, es decir, el fóbico pudo haber padecido en el pasado cáncer sobreviviendo a la enfermedad o presenció todas las dificultades que atravesó alguien con esta afección.

También, los individuos que sufren de nerviosismo y son muy inseguras pueden manifestar fobias como esta al enterarse de nuevas formas en que se pueden desarrollar tumores o sarcomas, convirtiéndose en seres obsesionados con el tema. De igual forma, se relaciona con el temor de perder algún ser querido o pasar por una muerte prematura por medio de esta enfermedad.

La carcinofobia como una forma de nosofobia

Se debe tener en consideración el hecho que todos poseemos pensamientos de angustia en torno a las enfermedades mortales como el cáncer. Resulta razonable tenerle miedo a cualquiera de ellas,pero en el caso de la nosofobia, como se sabe, es una fobia específica que se refiere al miedo constante y excesivo a padecer cualquier tipo de enfermedad terminal. Ese miedo sano se convierte en un miedo con niveles altísimos de ansiedad, siendo perjudicial para la vida diaria de la persona.

El cáncer al ser una enfermedad con altas posibilidades de causar la muerte de quien la padecesuele ser una de las enfermedades temidas dentro de la nosofobia, en otras palabras, un nosofóbico puede sentir temor hacía muchas enfermedades, como las de trasmisión sexual. Sin embargo, los carcinofóbicos sólo tendrán un terror al cáncer y no a otras enfermedades graves.

Síntomas para identificar la carcinofobia

Las personas con fobias como la carcinofobia tienen miedo de contraer esa enfermedad hasta el punto de que están constantemente visitando los médicos para asegurar que todo está bien con su salud. La simple idea de tener cáncer puede desencadenar un ataque de pánico o ansiedad que se caracteriza por síntomas físicos y psicológicos. Los síntomas físicos incluyen agitación o temblor, sudoración, latido del corazón acelerado, sensación de mareo o aturdimiento, desmayos, respiración rápida, llanto o gritos.

Además, la mayoría de los carcinofóbicos que he tratado presentaron síntomas psicológicos como los pensamientos de muerte, teniendo una pérdida total de control sobre su mente con la incapacidad de distinguir entre lo que es real y fantasía. Los pacientes también tienden a mostrar signos de depresión; muchos simplemente pierden la esperanza o no son capaces de disfrutar de la vida ya que el fantasma de cáncer siempre está presente.

El último paciente que traté con carcinofobia me contó que a veces presentaba malestares físicos leves, como dolores de cabeza, y acudía al médico inmediatamente para asegurarse de que todo estaba bien. Los carcinofóbicos son conocidos por gastar grandes cantidades de dinero en costosos procedimientos para confirmar que un pequeño hematoma o un golpe no es un tumor maligno.

Diagnóstico

Este tipo de fobia puede hacer que un hombre o una mujer, esté constantemente angustiada por su salud ocasionando estados de depresión y ansiedad. Puede interferir con las relaciones familiares y sociales de una persona y perturbar su vida profesional. Si los síntomas anteriores se han venido produciendo por varios meses y han interrumpido su vida diaria, le recomiendo visitar a un psicólogo lo más pronto posible.

Consecuencias de padecer carcinofobia

En una revista científica que hablaba sobre los efectos de las fobias en la vida social de las personas, detalla que los carcinofóbicos tienden a preocuparse mucho, sobre todo por sus cónyuges o hijos, conllevado a generar una relación tóxica llena de estrés y preocupaciones innecesarias haciendo un gran esfuerzo para evitar la enfermedad. Con frecuencia suelen quejarse por lo que comen o los productos que utilizan, se les conoce por enojarse a la menor sospecha de que alguien esté utilizando un “carcinógeno” en su casa.

De todas las fobias que existen, el temor de contraer cáncer puede ser una de las más debilitantes, por ejemplo, un individuo acrofóbico (con miedo a las alturas) tenderá a evitar lugares altos para no sentir miento, pero, un carcinofóbico llevará siempre su temor a todas partes, el más mínimo dolor, la aparición de un nuevo lunar o un bulto minúsculo en el cuerpo le llevará a preocuparse de padecer cáncer.

Tratamiento para combatir la carcinofobia

La buena noticia es que este temor hacía esa enfermedad, al igual que cualquier otra fobia, se puede superar. La terapia cognitiva conductual puede ayudar a la persona a ser conscientes de sus pensamientos y miedos irracionales para que puedan ver la situación de manera más realista y reaccionar de una manera más saludable. Si falla, el asesoramiento psicológico combinado con el uso de medicamentos para los trastornos de ansiedad ha demostrado excelentes resultados en muchas personas, pero, hay que recordar que los medicamentos es solo en casos que los ataques de pánico y ansiedad sean muy graves e incontrolables.

La hipnoterapia

Es una opción popular en el tratamiento de la carcinofobia porque no es invasiva, es segura y tiene muchos resultados a largo plazo. De igual forma, muchos psicólogos aplicamos la hipnosis ericksoniana, una forma avanzada de la hipnoterapia, enviando mensajes de forma indirecta a través de historias o metáforas para los pacientes más analíticos logrando que superen su miedo extremo al cáncer.

Terapias con grupos de ayuda

Evidentemente, no puede existir una terapia de exposición con fobias de este tipo, aunque, se suele realizar terapias junto con personas que sufren de cáncer a través de grupos de ayuda psicológica, el carcinofóbico al interactuar con personas que padecen ese mal y ver como logran superar sus temores, se inspira de ellas olvidando sus miedos. Es una terapia que deja mucho aprendizaje además de ser una grata experiencia participar en ella.

Tememos lo que no llegamos a comprender con totalidad, puede ser útil para la persona que tiene miedo de desarrollar algún carcinoma leer los últimos avances hechos en la medicina con respecto al tratamiento de esta enfermedad. A la vez, tener una información detallada sobre la carcinofobia hará que el fóbico entienda un poco más sobre el mal que lo aqueja, por ello, te agradecería que compartas este artículo en tus redes sociales.