AUTOFOBIA: MIEDO A SI MISMO

AUTOFOBIA. Si algo me ha quedado absolutamente claro en los años que he dedicado al estudio de la mente humana, es que somos una especie gregaria, es decir, hemos sido preparados por la evolución para vivir en sociedad y como seres sociales no nos gusta estar solos. Sin embargo, he tratado a muchos pacientes que sufren una excesiva necesidad de compañía, hasta el punto de que no pueden soportar la idea de estar únicamente consigo mismos ni siquiera un momento, dado que padecen un trastorno psicótico denominado por la literatura científica como autofobia, condición que expone a las personas que la padecen a un permanente estado de vulnerabilidad emocional que los lleva a hacer prácticamente cualquier cosa con tal de sentirse acompañados.Autofobia: Miedo a sí mismo

¿Es la autofobia una característica normal del ser humano?

Es completamente cierto que la soledad es un sentimiento que puede ser bueno en determinadas ocasiones, de hecho, suelo sugerir a mis pacientes tomarse un tiempo a solas al menos una vez por semana, para respirar profundo, reflexionar, tomar energías y volver a luchar. Pero no es lo que podríamos considerar lo ideal como forma de vida permanente, puesto que como ya he mencionado el ser humano tiene una predisposición genética a vivir en comunidad y es en ese estado que nos sentimos realizados y podemos dar lo mejor de nosotros.

Visto de ese modo se podría cometer el error de considerar que es correcto ser autófobicos, no obstante, quiero dejar claro que esta psiconeurosis no tiene nada que ver con la necesidad natural de vivir en sociedad, sino que constituye una deformación del carácter social de nuestra especie, cuyas verdaderas causas están vinculadas a trastornos de personalidad y problemas de autoestima, lo que hace que mis pacientes con esta condición sean proclives a formar relaciones de exacerbada dependencia con las demás personas.

Causas de la autofobia

Entre los factores más comunes que he podido determinar en mis pacientes con esta condición se encuentran los siguientes:

Experiencias traumáticas

Repasando mis apuntes del último año de pregrado encontré un dato interesante, el cual señala que 1 de cada 3 personas que han vivido una experiencia traumática de gran impacto en su vida (ACV, sismos, asaltos, entre otras) estando solos, suelen desarrollar autofobia por el temor y ansiedad a que se pueda repetir un hecho similar y no tener a alguien que les pueda ayudar.

Falta de autoestima

Estar solos suele ser una oportunidad para pensar en voz alta y analizarnos a nosotros mismos, sin interrupciones y sin el ruido producido por otras personas, en fin, cuando no hay alguien alrededor no existe necesidad de mantener las apariencias y podemos vernos tal cual somos en realidad.

Basada en esta premisa he podido comprobar que la causa principal del padecimiento de este trastorno en muchos de mis pacientes no es el miedo a estar solos propiamente dicho, sino que sienten vergüenza consigo mismos de ser quiénes son y por ende prefieren estar rodeados de personas cuya presencia les ayuden a desviar su atención de sí mismos.

En mis años de ejercicio profesional y terapia aplicada he podido constatar que cuando la autofobia es motivada por el factor de baja autoestima, la persona que presenta la condición suele tener la tendencia de querer escapar de sí mismo, por ende, es propenso a introducir sustancias en su organismo que le ayuden a perder la consciencia, como alcohol y drogas, y algunos llegan hasta el punto de manifestar ideas suicidas y concretarlas.

Inestabilidad emocional

Este factor guarda cierta relación con el anterior, pero se enfoca específicamente en el miedo a no tener una relación, el cual se expresa frecuentemente con el continuo pensamiento de que si estoy solo es porque no tengo a nadie que me quiera. Por lo que está más relacionado con sentimientos melancólicos vinculados a creerse rechazado en el aspecto amoroso o aislado socialmente.

Síntomas de la autofobia

Los síntomas de esta fobia son variables en cada caso en particular, sin embargo, en general suelen ser de dos tipos:

Síntomas fisiológicos

Entre las señales fisiológicos más frecuentes del miedo a la soledad, los cuales se expresan con solo tener la sensación de estar sin nadie alrededor, se destacan los siguientes:

  1. Alteración del ritmo cardíaco
  2. Temblores
  3. Sudoración
  4. Frío nervioso
  5. Fiebre
  6. Parálisis
  7. Entre otros

Síntomas emocionales

  1. Crisis de identidad
  2. Dependencia extrema de otras personas
  3. Depresión por sentirse sólo
  4. Ansiedad y ataques de pánico
  5. Constante sensación de peligro
  6. Presentimientos calamitosos motivados por la soledad
  7. Miedo a sí mismos
  8. Entre otros.

Tratamiento para la autofobia

Luego de diagnosticar que el paciente padece de esta psiconeurosis y determinar la intensidad de la misma, así como las posibles razones específicas para ese caso en particular, comienzo con un ciclo corto de psicoterapias enfocadas en levantar la moral de mi paciente mediante charlas motivacionales con el propósito de mejorar su nivel de autoestima.

Una vez que mi paciente ha aprendido a valorarse a sí mismo y a asumir su rol como ser humano pleno y completo, podemos proceder a explorar juntos en la terapia, la búsqueda de una solución definitiva para el miedo o fobia a estar solo, basándonos en otro tipo de psicoterapias dirigidas a la reprogramación cognitiva y neurolingüística, como medios para modificar las respuestas conductuales ante las situaciones que motivan la reacción fóbica.

En la etapa culminante del proceso de sanación suelo recurrir a terapias en grupos de apoyo, en las cuales los pacientes exteriorizan sus experiencias y se motivan mutuamente en el camino hacia la conquista definitiva del miedo que padecen.

Solo en cuadros muy severos suelo prescribir medicación por un lapso determinado para calmar los síntomas de ansiedad y el abrumador sentimiento del miedo a la soledad.

Superación definitiva del miedo

Una vez que se ha hecho todo lo terapéuticamente posible y el paciente ha sido declarado médicamente sano y libre de la fobia, él debe asumir su sanación y avanzar por sí mismo en la superación definitiva de la autofobia apoyándose en las herramientas proporcionadas por el psicoterapeuta, para de esta forma evitar una recaída que puede ser peor que la condición original.

En mi actividad profesional he aprendido que es tan importante el tratamiento como la actitud y el comportamiento que asuma el paciente durante y después del mismo, para alcanzar la solución definitiva a su patología.

Entre los pasos recomendados en la terapia que debe dar el ex paciente para reforzar la superación del miedo a la soledad, se encuentran los siguientes:

Enfrenta tu miedo

Se supone que ya no tienes miedo o temor por lo cual no debes dudar ni un segundo en enfrentarte a las situaciones que anteriormente desencadenaban los síntomas de la autofobia.

Analiza tus relaciones

Ya no tienes la dependencia enfermiza hacia una persona o grupo, te sientes realizado contigo mismo y disfrutas la compañía de otros seres humanos, pero esto no te define ni es indispensable para ti en todo momento.

Analiza tus relaciones de pareja

Este punto representa un apéndice del anterior pero enfocado específicamente en tus relaciones amorosas, lo primero que debes preguntarte es ¿Realmente tengo una relación amorosa o una relación dependencia? ¿Disfruto la compañía de mi pareja o tengo miedo a su ausencia? Existen muchas razones equivocadas para estar en una convivencia de pareja, entre las que destaca el miedo a nosotros mismos, y una sola correcta. Asegúrate de tener la motivación correcta.

Plantéate objetivos específicos

Este es un punto muy importante dentro del hecho de asumir la victoria sobre tu antiguo miedo, por ejemplo, puedes proponerte pasar al menos medio día solo a la semana y no se trata solo de obligarte a estar en ausencia de otras personas, se trata de disfrutar ese momento sintiéndote pleno contigo mismo y realizando actividades que sean de tu agrado para contribuir a que tu cerebro relacione la soledad con una connotación positiva.

Desarróllate como persona

Eres un ser individual que si bien es cierto vives en comunidad no dejas de ser tú mismo en ningún momento, con tus propios gustos, intereses, creencias y proyectos. Por lo que no debes sujetarte a la vida de ninguna otra persona por necesidad, sino complementarte con otros por elección propia.

Elabora tu plan de vida según tu criterio y aspiraciones y comprométete en su cumplimiento.

Existen otras técnicas muy útiles que te pueden ayudar en este camino de superación definitiva de la autofobia, puedes ponerte en contacto conmigo si quieres saber más de este y otros temas relacionados en los cuales te puedo apoyar profesionalmente.

De igual forma cuento contigo para la difusión de este valioso artículo en tu red social favorita, pues esta información tiene el potencial de mejorar vidas y tú puedes contribuir en este noble proyecto con solo un clic.