ATOMOSOFOBIA: MIEDO A LAS EXPLOSIONES ATÓMICAS

ATOMOSOFOBIA. Está claro que nadie en el mundo quisiera vivir en carne propia los estragos de la explosión de una bomba atómica, sin embargo, en mi formación académica he podido leer diferentes textos especializados de psicología aplicada en miedos y fobias, que mencionan la existencia de una condición mental debidamente identificada en la que este temor natural se puede convertir en una obsesión enfermiza, en la cual quien la padece vive en un estado traumático. He tenido pacientes que sufrían paranoias constantes con la idea infundada de que el lugar donde viven pudieran ser blanco de un ataque nuclear o explosiones de bombas de este tipo inminentes. Este miedo irracional se denomina atomosofobia y representa un problema bastante serio si no es diagnosticado oportunamente.Atomosofobia: Miedo a las explosiones atómicas

Test para determinar si padeces atomosofobia

En este sentido cabe destacar que, si te sientes identificado con las características de la atomosofobia descritas hasta ahora o sospechas que alguna persona cercana a ti puede estar padeciendo este trastorno, lo mejor es acudir a consulta con un especialista en la salud mental, quien sabrá determinar con exactitud el cuadro clínico del paciente y prescribir el tratamiento adecuado si aplica.

No obstante, existen diversos test publicados en páginas web especializadas en el tema de la fobia que te pueden resultar muy útiles al brindarte la información suficiente para tomar una decisión acertada respecto al caso de tu presunto padecimiento, para de este modo proceder a buscar la ayuda profesional requerida o descartar de plano esa posibilidad al darte cuenta de que no es necesaria.

Aunque esta no es una de las fobias más frecuentes en la población humana, en mi vida he tenido la suerte de poder observar como colegas de la profesión atendían a varios pacientes con esta condición. Aunque en algunos casos los primeros acercamientos ocurrieron vía telefónica, medio a través del cual comenzaron indagando sobre la posible enfermedad aplicando el siguiente test.

Cuestiones del test

  1. Las películas bélicas, especialmente las de la segunda guerra mundial ¿ Te causan estrés, angustia, ansiedad, pánico y respuestas inconscientes como pesadillas y alucinaciones?

  1. ¿Sueles evitar a toda costa de forma consciente e inconsciente hablar de temas relacionados con explosiones o armas atómicas?

  1. ¿Vives realizando suposiciones infundadas sobre un inminente ataque hacia tu localidad o país con bombas atómicas?

  1. Tienes reacciones fisiológicas y psicológicas adversas, al ver noticias sobre amenazas relacionadas con el posible inicio de una guerra nuclear, por ejemplo, las surgidas por parte de Corea del Norte.

Si has respondido afirmativamente a la mayoría de las interrogantes planteadas en el cuestionario deberías acudir a consulta con un psicoterapeuta, quien te ayudará a medir la intensidad de tu miedo y te proporcionará el tratamiento adecuado para superar esta enfermedad, y de esta forma mejorar tu calidad de vida y rendimiento en el trabajo, estudio y demás facetas de tu día a día.

Consecuencias de la atomosofobia en la vida cotidiana

En mi experiencia profesional he podido comprobar que la atomosofobia es del tipo de fobias psicóticas que más afectan el desenvolvimiento cotidiano de mis pacientes, pues es una preocupación persistente por la presunta explosión de una bomba atómica, que surge de forma autónoma en la amígdala del cerebro sin que haya ninguna motivación externa, es decir, es un miedo que se origina y vive en el cerebro del individuo que lo padece.

Según estadísticas oficiales que he podido verificar la gran mayoría de los casos de atomosofobia no constituyen respuestas a motivaciones externas, sino a los propios pensamientos calamitosos del paciente que le provocan este miedo irracional, por lo que cuando estoy frente a este tipo de cuadro clínico hago especial énfasis en ayudar a reprogramar el razonamiento cognitivo del paciente sustituyendo las ideas perjudiciales de estas fobias por pensamientos positivos.

Espero esta información te haya servido de mucha ayuda y te invito a compartirla en tus redes sociales para el provecho de tus amigos.