ALLIUMFOBIA: MIEDO AL AJO

ALLIUMFOBIA O ALIUMFOBIA. En la comunidad científica hemos llegado al consenso de que las fobias son condiciones psicóticas producto de la mezcla de factores genéticos y traumáticos, sin embargo, también existen diversos trastornos de ansiedad de como esta, los cuales, a pesar de afectar a cantidades considerables de personas, aún no han sido diagnosticados oficialmente por la ciencia médica, por lo que se les considera una fobia rara. Tal es el caso de la alliumfobia, que consiste en el miedo intenso y enfermizo al ajo, por lo que mis pacientes con esta patología se estremecen con solo ver u oler dicho condimento.

Miedo al ajo

Test para determinar si padeces Alliumfobia

Pese a que solo un limitado número de miedos irracionales están catalogados oficialmente como fobia, mis años de estudio y experiencia profesional me han permitido comprobar que los seres humanos podemos desarrollar alguna fobia real por prácticamente cualquier cosa, por lo cual, si te sientes identificado con las características descritas de esta condición psicótica, el siguiente test puede ayudarte a confirmar si padeces alliumfobia.

  1. ¿Sueles tener pensamientos negativos sobre el ajo en cualquier momento sin razón aparente?
  2. ¿Evitas cualquier tipo de alimento solo por el hecho de estar aderezado con ajo?
  3. ¿El solo olor a ajo descompone completamente tu estado de ánimo, provocándote incluso reacciones fisiológicas?
  4. ¿Has tenido sueños recurrentes en los cuales sufres de intoxicación o envenenamiento a consecuencia de la ingesta de alimentos con ajo?

Con solo haber respondido afirmativamente a una de las anteriores preguntas, puedo asegurar como especialista en el área que al menos tienes una reacción peculiar frente al ajo, el cual para la gran mayoría de las personas es un condimento común y corriente, que solo destaca por su gusto y no por la capacidad de dar fobia, causar pesadillas o malos pensamientos.

Si has respondido afirmativamente a dos o más de las preguntas del test, es muy probable que poseas aliumfobia, por lo que debes acudir a un psicoterapeuta lo más pronto posible, para ser diagnosticado adecuadamente y recibir el apoyo profesional necesario para superar esta condición antes de que se convierta en una limitación para ti y te cause mayores inconvenientes.

Causas probables de aliumfobia

Cabe destacar, que esta fobia aún se encuentra en proceso de diagnóstico y desarrollo teórico, no obstante, un principio general en psicología respecto a los miedos adquiridos, es que el niño traumado de ayer se convierte en el adulto fóbico de hoy, por lo que es razonable deducir que las causas más probables de esta patología se remontan a traumas sufridos durante la niñez relacionados con el ajo.

En cierta ocasión asistí a una convención en Lisboa, donde se expuso un caso documentado de aliumfobia. El sujeto de prueba era un caballero de 38 años que desde niño era obligado a comer ajo en contra de voluntad, por lo que desarrolló los síntomas excesivos e irracionales de esta condición.

Lo que comenzó como un problema común de un niño al que no le parecía agradable el olor y gusto del ajo, la cebolla y otros condimentos, se convirtió en un patrón de conducta enfermizo del cual no pudo desprenderse fácilmente sino con la ayuda profesional brindada por la colega que expuso la historia, especialista en fobias de como esta.

Tratamiento contra la aliumfobia

La terapia de contacto con el miedo en cuestión resulta eficaz, sin embargo, no se trata de ser persistente con una condición tan anormal como esta, estamos frente a un temor que debilita las ganas del paciente de compartir en familia una cena por pánico a que alguno de los alimentos este condimentado con esta especia. Por lo general, enfrentamos esta fobia con momentos controlados en los que se sabe que algo tiene ajo, probamos olores similares, texturas parecidas, recordemos que lo primordial aquí, no es hacer que al fóbico le termine gustando el ajo, tratamos que solo tenga una experiencia menos desagradable cuando se encuentre de frente con unos camarones con salsa de ajo o deliciosa pasta carbonara.

Si nos vamos a enfrentar a vampiros o a miedos peores, que al menos tengamos a la mano un arma sin que nos produzca una peor sensación que el mismo monstruo.

Luego de disfrutar este interesante artículo te invitamos a compartirlo en todas tus redes sociales, pues con esa acción puedes ayudar a otras personas a confirmar o descartar este padecimiento.