TREMOFOBIA: MIEDO A LOS TERREMOTOS, TEMBLORES Y SEÍSMOS

TREMOFOBIA. Consiste en un miedo persistente e irracional a los seísmos, más específicamente a la idea de quedar en medio de un temblor o terremoto. Todos sabemos que los seísmos son fenómenos naturales catastróficos, por tanto, es normal sentir cierto temor frente a la posibilidad de vivir una experiencia de este tipo. Sin embargo, el problema se presenta cuando este temor se vuelve excesivo, llevando a la persona a adoptar patrones de vida absurdos, alterando su conducta, cuidándose de una amenaza sísmica inexistente.

Miedo a los seísmos

Origen de la tremofobia

Hace un tiempo tuve la oportunidad de conocer profesionalmente el caso de una joven de 25 años, padecía tremofobia, que le estaba afectando seriamente, causándole insomnios, pesadillas, parálisis emocional y hasta alucinaciones donde creía revivir la experiencia de un seísmo que destruyó su hogar cuando tenía 8 años de edad. Las imágenes de la destrucción a su alrededor, las personas llorando y gritando los nombres de sus familiares desaparecidos, quedaron marcadas en su mente, episodios que revivía intensamente una y otra vez.

La paciente creía haber superado su miedo, pero con solo ver en las noticias el terremoto de Haití en 2010, revivió su propia experiencia con mayor intensidad, causándole mucha ansiedad, y trastornos de sueño, lo que la llevó a tomar la decisión de acudir a mi oficina, donde a través de un tratamiento de terapias de relajación y algo de medicación pudimos lograr superar esta situación.

Datos destacados

El estado de ansiedad a causa de la tremofobia, está presente en el 4% de la población mexicana. Existen diferentes tipos de reacciones ante este tipo de experiencias: estrés, estrés agudo, postraumático y postraumático agudo. Entre el 50 y 60% superan el estrés causado por un terremoto en el transcurso de unas tres horas, al restante 40% le toma más tiempo y entre 1% y 14% requieren tratamiento psicológico especializado para volver a la normalidad.

La experiencia de uno puede ayudar a cientos, por eso te invito a compartir este texto en tu red social favorita y contribuir en la propagación de esta valiosa información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *