ASTROFOBIA: MIEDO A LAS ESTRELLAS Y AL ESPACIO

ASTROFOBIA. Las incógnitas del espacio exterior han demostrado ser interesantes para muchas personas en la tierra. Sin embargo, estas incógnitas sobre la posibilidad de vida en otros planetas pueden provocar temor en muchas de ellas, incluso, la preocupación que algún cuerpo celeste como meteoritos o asteroides colisione con la tierra.

De hecho, la astrofobia es un miedo irracional hacia las estrellas y el espacio, puede tomar diferentes formas, como en el miedo a los extraterrestres, la exploración espacial u otros objetos del espacio. Para muchos, la astrofobia o cosmofobia está altamente conectada a un temor a los seres de otros planetas, películas como Día de la Independencia, Invasión de los Ladrones de Cuerpos y, por supuesto, la película Alíen, juegan con el temor de que exista vida inteligente fuera de nuestro propio planeta y que esas formas de vida pueden ser hostiles hacia nosotros. Muchas de estas películas implican escenarios del fin del mundo, en el que la vida tal como la conocemos se ve amenazada por un ataque extraterrestre.Astrofobia: Miedo a las estrellas

Fobias relacionadas con la astrofobia

Diversos estudios que se han realizado sobre este trastorno, han determinado que se vincula estrechamente con distintas fobias que tienen que ver con el espacio, es decir, la astrofobia es como la base de todas las fobias que tienen que ver con los cuerpos cósmicos, pero, dentro de ella existen otras fobias con un temor más específico:

  • Espaciofobia: Es el miedo al espacio exterior, las personas pueden tenerle miedo debido a la desagradable sensación de ingravidez, el vacío o la perpetua oscuridad que hay allí, o por otro motivo asociado a éste.
  • Heliofobia: Por contrario de lo que se puede creer a simple vista, no es el miedo al helio, el nombre de este trastorno proviene de la palabra “helios” que significa sol, por consiguiente, se trata del temor injustificado e irracional al sol, a la luz que emana de él y en algunos casos, cualquier cosa suficientemente brillante.
  • Siderofobia: Solo pocas veces me he topado con pacientes que sufran de esta fobia, se refiere al temor ilógico hacia las estrellas. Es muy poco común que una persona desarrolle tal miedo, pero puede llegar a ocurrir.
  • Cometofobia: Es el miedo a los cometas, las personas que la padecen constantemente los asocian como un inminente fin del mundo o que ocurrirá algo malo.
  • Meteorofobia: Evidentemente es el temor a los meteoros. Este miedo casi siempre se desencadena después de enterarse del potencial de los meteoros y sus efectos devastadores si golpean la Tierra. Lo que diferencia la sensación de esta fobia con un miedo racional es que los que la padecen, tratan desesperadamente buscar protección bajo la tierra, como en los refugios para tornados o bombas nucleares.
  • Selenofobia: También conocida como lunafobia, es el miedo de la luna, la luz que emana de ella, o incluso a la oscuridad en una noche con luna.
  • Cosmicofobia: Definida como el pavor que puede presentar una persona por un fenómeno cósmico, por ejemplo, lluvias de estrellas, supernovas, auroras boreales, e incluso los eclipses solares y lunares pueden desencadenar este miedo.

¿Astrofobia o astrafobia?

Hay que tener mucho cuidado con estas dos fobias, su diferencia en el nombre es solo por una simple vocal, pero, su significado es sumamente distinto y no son el mismo tipo de situaciones. La astrafobia se refiere principalmente al miedo a las tormentas eléctricas, en pocas palabras, el miedo irracional a los truenos y el sonido que producen. Además, es preferible utilizar otros nombres relacionados con la astrafobia como la brontofobia, ceraunofobia o tonitrofobia.

Causas que originan la astrofobia

En general, se conoce que las fobias surgen de una combinación de acontecimientos externos, es decir, se pueden remontar a un evento de activación específica, por lo general una experiencia traumática o impactante a una edad temprana.

La astrofobia es causada comúnmente por ver películas o documentales impresionantes sobre el firmamento, extraterrestres, objetos cósmicos o cualquier fenómeno que se relacione con el cosmos, causando temor acerca de la posibilidad de que eventos retratados en la ficción puedan suceder en la vida real, tales como la invasión extraterrestre o que caiga en la tierra cierto objeto que ocasione la extinción de la raza humana.

Síntomas que identifican el padecimiento de la astrofobia

La astrofobia al ser una fobia específica, aquellos que la sufren presentan síntomas similares a otras fobias, incluyendo falta de oxígeno, mareos, temblores, ansiedad, sudoración, ritmo cardíaco irregular, náuseas, entre otros. En una oportunidad leí que las personas que padecen este tipo de miedos. Pueden obsesionarse con las teorías de conspiración sobre OVNIS, programas televisivos que se refieren a los objetos que se encuentran en el cosmos, o incluso con artículos científicos que detallen o expliquen eventos cósmicos, como los agujeros negros, supernovas, entre otros.

Formas de tratar la astrofobia

Tras años de trabajo en el campo puedo asegurar que la astrofobia puede ser tratada de la misma manera que otras fobias específicas. El enfoque del tratamiento se basa en ayudar al paciente para que se desprenda de sus creencias negativas sobre el espacio y todo lo relacionado con ese aspecto. Principalmente se le enseña una serie de mensajes saludables, así como también algunas habilidades de afrontamiento para ayudarle a evitar ataques de pánico. Terapias como la Cognitiva Conductual y de Comportamiento son muy efectivas, al igual que el manejo de técnicas de relajación y meditación.

Consejos

La astrofobia por lo general no es muy grave, a veces basta con que la persona tenga un poco de fuerza de voluntad para poder superarla por sí solo. Como licenciada en psicología puedo aconsejar que, con el fin de combatir el miedo, se trate de investigar más información acerca de su problema, a la vez de acudir lo más pronto posible a un psicólogo calificado. Dicen que el conocimiento es poder y puede ayudar a las personas en el largo plazo, por ello, te agradecería si compartes este artículo en tus redes sociales para esparcir lo mayor posible esta información sobre la astrofobia.