NOSOFOBIA: MIEDO A ENFERMAR

NOSOFOBIA. Se conoce como el temor irracional a padecer alguna enfermedad específica o cualquier afección en general. Con frecuencia atiendo a estudiantes de ciencias de la salud nosofóbicos, quienes me expresan que al pasar gran parte de sus vidas investigando sobre diferentes patologías desarrollan un miedo exagerado hacia las mismas, suelen ser impresionados por algún caso o enfermedad en particular y a partir de esa experiencia tienden a obsesionarse con evitarlas y a autodiagnosticarse con diferentes padecimientos imaginarios.

Causas de la Nosofobia

Hace unos años asistí a una conferencia sobre patologías que afectan con mayor incidencia a los profesionales de la salud, y aprendí que el principal trastorno psicótico que suele aquejar a médicos y enfermeras es la nosofobia. Esto debido a que diariamente están expuestos a gran cantidad de casos de diferentes enfermedades y en ocasiones pueden desarrollar empatía o involucrarse sentimentalmente con algunos pacientes, que por lo general pudieran ser niños que sufren de cáncer o afecciones cardíacas, y si luego de realizar un gran esfuerzo por alguna razón pierden al paciente, esto pudiera constituir una experiencia traumática. De este modo se puede marcar la carrera y la vida del profesional de la salud y convertirse en el detonador de un cuadro de nosofobia, que debe ser atendido por un terapeuta para evitar mayores consecuencias.

En una oportunidad leí que el origen de la nosofobia también puede estar asociado con trastornos preexistentes de la glándula pituitaria y poseer una personalidad obsesiva compulsiva,  trastornos de bipolaridad y esquizofrenia también puede convertirse en un factor para desarrollar esta anomalía.

Relación con otras fobias

Tras varios textos e investigaciones consultadas he podido determinar que la nosofobia puede afectar seriamente la vida sexual de quien la padece, ya que puede manifestarse con mayor intensidad frente a la posibilidad de contraer enfermedades venéreas, lo que puede derivar en cuadros de cipridofobia (miedo irracional a las enfermedades de transmisión sexual) y genofobia (miedo a las relaciones sexuales).

Síntomas de la Nosofobia

En mi trayectoria profesional he tenido oportunidad de atender muchos pacientes nosofóbicos, de los cuales he podido precisar los siguientes síntomas en común:

  1. Exagerado nerviosismo ante cualquier infección menor.
  2. Medidas extremas para evitar contactos con gérmenes (microfobia).
  3. Reiteradas visitas a diferentes médicos alegando enfermedades que resultan ser imaginarias.
  4. Frustración al no conseguir que el médico confirme la enfermedad que el nosofóbico se ha autodiagnosticado.

Beneficios de la terapia que aplico para la Nosofobia  

Tras años de trabajo en el campo he conseguido desarrollar un tratamiento específico para la nosofobia con altos niveles de efectividad, en el cual el paciente obtiene los siguientes beneficios:

  1. Modifica de forma eficaz los patrones de pensamiento que originan la nosofobia.
  2. El paciente forma parte activa de su propia recuperación.
  3. El nosofóbico adquiere la capacidad de relajarse en cualquier circunstancia.
  4. Enseño a mis pacientes habilidades y técnicas de autocontrol y confianza en sí mismos, útiles en todas las situaciones de sus vidas.

Cuando se padece de nosofobia la vida se vuelve innecesariamente complicada, déjame tus comentarios sobre tu experiencia con este trastorno y busca asistencia profesional para lograr una solución definitiva a dicha patología. Además te invito a compartir esta información en tus redes para el provecho de tus amigos.

Una respuesta a “NOSOFOBIA: MIEDO A ENFERMAR”

  1. Eliana dice:

    Estimada Valentina:

    Con tu artículo, acabo de entender que me pasa. Describes, exactamente, lo que sufro:
    temor irracional a las enfermedades, nerviosismo y angustia frente a cualquier sospecha de enfermedad pero, odio ir a ver a los médicos y los procedimientos médicos y controles, los evito.
    Lo más notable es que si se afectó mi vida sexual por miedo a las enfermedades venéreas y también, tengo genofobia. Adicionalmente, microfobia.
    Por último, tengo personalidad obsesiva compulsiva y … soy Médico Veterinario. A pesar de tener muy buen diagnóstico, nunca he ejercido la práctica clínica porque me altera ver enfermos, me genera angustia y llanto. Me dediqué al área farmacéutica.
    Solamente, quería dar un testimonio y darte las gracias, porque ahora, entiendo más mis actitudes. ah! en otro lado, leí que a los nosofóbicos no les gusta cumplir años ni celebrarlos.
    Esto también me pasa.

    Mil gracias, cordialmente.

    Eliana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *