COPROFOBIA: MIEDO A LAS HECES

COPROFOBIA. Es una fobia muy particular, se trata del temor atroz, desmesurado e injustificado por las heces o excrementos. En esta oportunidad es fundamental diferenciar entre el asco y el miedo, ya que es normal que todos sintamos asco por las heces, debido a que son los desechos eliminados por el organismo una vez que se haya hecho la digestión y contienen en su composición una gran cantidad de microbios y bacterias, además se caracterizan por tener consistencia y olor bastante desagradables.miedo a las heces

Los coprofóbicos, experimentan severos trastornos de ansiedad cuando se encuentra frente al excremento, y al igual que en toda fobia buscan alejarse a toda costa del objeto fóbico, en ocasiones extremas no se evade solo al excremento como tal, sino también los cuartos de baños y la defecación, lo que significa que evitan evacuar, teniendo como resultado enfermedades estomacales.

Síntomas de la Coprofobia

Muchos de los pacientes que he tratado, desarrollan grandes ataques de pánico, aunque no estén en presencia del objeto fóbico, simplemente con imaginarlo ya es suficiente para presentar aceleración cardíaca, sudoración excesiva, náuseas y vómitos. Recuerdo tratar a alguien con coprofobia, y cuando me contaba su historia me dijo que inclusive los olores repentinos a excremento lo hacían temblar de miedo porque enseguida venía a su imaginación la imagen de las heces.

La mayor consecuencia para los que padecen de coprofobia es que sus subconscientes les impide defecar adecuada y correctamente, provocandoles estreñimiento e impactación fecal. Por otra parte, en casos más extremos estas personas evitan soltar gases porque el olor es detonante para que la fobia se active, en situaciones como estas pueden llegar a sufrir del apéndice.

Causas de la Coprofobia

Al igual que en otros miedos la coprofobia puede deberse a una experiencia traumática, una paciente que tuve coprofóbica me contó que desarrolló su fobia cuando tenía como 13 o 14 años y la dejaron cuidando a uno de sus primos de año y medio, solo iba a ser por un par de horas, y ella lo dejó en su cuarto aproximadamente 10 minutos, mientras ella misma iba al baño, ya faltaba poco para que sus tíos llegaran. Cuando regresó con su primito toda la habitación era un desastre, incluyendo al bebé, había excremento por todos lados cama, gavetero, ropa, piso, paredes y él bebe tenia hasta en la cara y en la boca, me cuenta que recuerda haberse quedado paralizada por unos minutos, al poco tiempo llegó su tía y la obligó a limpiar la habitación. Desde ese momento no pudo vivir de la misma manera.

Ayuda a quien sufra de coprofobia, comparte esta información  a través de tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *