CAETOFOBIA: MIEDO AL PELO

CAETOFOBIA. Es una fobia rara que causa un miedo irracional, anormal y persistente al vello, la palabra proviene del griego “khaite” que significa “pelo suelto”. Mientras que gran parte de la población gasta mucho dinero y tiempo en la preparación y cuidado de su cabello, los caetofóbicos no quieren tener nada que ver con el pelo, la mayoría de ellos tienen fobia de la cabellera de otras personas y, en algunos casos, de animales.

Muchos caetofóbicos tratan de evitar a cualquier hombre o mujer que lo lleve grueso, denso, largo, rizado o afro, también, evaden los lugares como peluquerías o barberías donde existe mayor posibilidad de encontrar pelo. Literalmente sienten ataques de pánico cuando lo visualizan, creyendo que serán dañados o infectados.

Miedo al pelo

Origen del miedo a los pelos y a los peludos

A menudo, confunden esta fobia con el miedo a los gérmenes (bacilofobia) y es que el caetofóbico siente que los pelos podrían hacer que se enferme si entra en contacto con ellos, pero no son la misma fobia.  El cabello también tiende a tener a veces grasa, caspa, piojos, o infecciones por hongos, etc, llevando sensaciones de disgusto y asco a los que sufren este trastorno.

Otras causas de fobias como esta incluyen una incidencia negativa o traumática en la infancia de una persona en la que se ve envuelta otra con características velludas. El cerebro desarrolla un mecanismo de protección mediante la creación de una respuesta condicionada cada vez que el fóbico se encuentra con un hombre o mujer cabelluda.

La gente que sufre de enfermedades de la piel, como la dermatitis, pueden desarrollar esta fobia porque su condición llega a producir caspa y comezón en el cuero cabelludo.  La gente que está obsesionada con la higiene y la limpieza, y rayan en el trastorno obsesivo compulsivo, también son más propensos a sufrir de caetofobia, sienten repugnancia extrema al ver vello en lugares inverosímiles, como alimentos, ropa y así sucesivamente.

¿Tricofobia o caetofobia?

Recuerdo haber leido en una ocasión un artículo, de un grupo de psicólogos y psiquiatras, donde el tema principal era sobre estos dos tipos de fobias. La tricofobia, igualmente llamada como tricopofobia o hipertricofobia, es el miedo enfermizo, el terror que puede sentir una persona con perder los cabellos, en especial por enfermedades. Los individuos que la sufren no pueden soportar la visión o sensación de ver sus hebras de pelo sueltos en la cabeza, ropa, almohadas o muebles.

Estas fobias se relacionan, pero, el tricofóbico no temerá al vello de otras personas o animales, solo a la pérdida de su propia cabellera y, a la posibilidad de contagiarse o desarrollar alguna enfermedad del cuero cabelludo. Mientras que el caetofóbico le tendrá miedo a cualquier vello suelto, ya sea de otra persona, animal, o incluso, si observa a alguien con una vasta cantidad en alguna parte de su cuerpo.

En la consulta con el paciente, es importante lograr identificar correctamente el origen del miedo que lo afecta. En el caso de la tricofobia, puede deberse a una condición de ansiedad extrema, como por ejemplo la tricotilomanía que es la necesidad compulsiva de arrancarse sus propios vellos, así como también la baja autoestima porque asocian la pérdida del cabello con la vejez o una enfermedad. De esta forma, se le puede orientar mejor y desarrollar los tratamientos correctos para ayudar en todo lo posible la sanación de los temores.

Síntomas de la caetofobia

Por razones de higiene, algunas personas se rehúsan a interactuar con la cabellera de otros o que interactúen con el suyo, es un comportamiento totalmente normal y ya es un tema de cuidado personal, en tal sentido, tenemos tres síntomas que diferencian ese cuidado de la higiene y la caetofobia:

  • El primero de ellos es, evidentemente, el miedo descabellado sin ninguna explicación lógica por parte del fóbico, a la vez, puede manifestar al estar en contacto con el pelo o al pensar en ello.
  • El segundo síntoma es la absoluta pérdida de control, algo muy común en los fóbicos por su falta de capacidad para enfrentar sus miedos y temores.
  • Por último, hay que observar si la presencia del miedo es solo en casos puntuales o, sí se manifiesta perpetuamente en el tiempo, en el caso que fuera lo segundo es porque se padece de caetofobia.

Otros síntomas que se suelen presentar

Es común observar diversos síntomas dependiendo del nivel del miedo. Sin embargo, todos los caetofóbicos experimentan una serie de síntomas emocionales y físicos. Por ejemplo, temblores ante la presencia de pelo, sentir náuseas, mareos o sufrir de diversas condiciones gastrointestinales como diarrea, calambres, vómitos. Otros piensan sobre su miedo todo el tiempo, pueden sentirse alejados de la realidad o se sienten como si se están volviendo locos.

De igual forma, se puede observar algunos cambios en el comportamiento como, evitar a las personas con mucho pelo, o evitar salones de belleza, peluquerías, barberías. Algunos tienden a limpiar obsesivamente para asegurar que no haya por ahí, desarrollando con mucha frecuencia un trastorno obsesivo compulsivo.

A la vez, he tenido pacientes que han experimentado ataques de pánico completo, con aceleración del ritmo cardíaco, nerviosismo y respiración rápida. Por lo tanto, es evidente que los pacientes con temor al cabello tienden a enfrentarse a muchas dificultades en la vida diaria.

Tratamiento para curar la caetofobia

La caetofobia es altamente tratable, la mejor manera de superarlo es a través del uso de las distintas terapias que existen. Hablar sobre el miedo o repulsión sobre el pelo es un método eficaz para superarla, es decir, haciéndole entender que su miedo es injustificado. Dependiendo de la severidad de la fobia, se pueden prescribir medicamentos contra la ansiedad, no obstante, estos tienen algunos efectos secundarios y su uso a largo plazo está estrictamente prohibido.

Programación Neurolingüística

El uso de la Programación Neurolingüística es muy eficaz para el tratamiento del miedo al pelo, esta terapia de reprogramación y disociación ayuda al fóbico ver nuevas perspectivas para que su mente no tenga respuesta de lucha o huida. Superando de forma satisfactoria sus temores.

Terapia de Exposición

Exponer gradualmente al fóbico para que desarrolle la suficiente tolerancia a sus miedos, es una de las técnicas más utilizadas por nosotros los psicólogos y la que mayores resultados positivos genera. Aunque, al principio de las sesiones el caetofóbico se siente intimidado y asustado, algunos no se atreven a la exposición en las primeras sesiones, en consecuencia, hay que saber manejar al paciente y prepararlo para poder iniciar con este tipo de tratamiento.

Consecuencias de tratar la caetofobia

El cabello al estar siempre presente en todos los seres humanos, temerle afectará abruptamente el desarrollo de una vida normal y saludable. Los caetofóbicos habitualmente desarrollan trastornos obsesivos compulsivos y tienden a convertirse en perfeccionistas, además, corren el riesgo de realizar la terrible acción de arrancarse sus propios pelos o depilarse por completo para no sentir ningún tipo de desagrado constantemente.

Poseer información sobre la caetofobia motiva a los que la padecen, o creen padecer, visitar especialistas que pueden brindarle una ayuda para superar sus miedos. En conclusión, te invito a compartir esta valiosa información en tus redes sociales para esparcir el conocimiento y poder ayudar a la mayor cantidad de gente posible.