ICTIOFOBIA: MIEDO A LOS PECES

ICTIOFOBIA. Se trata del temor exagerado y sin control por los peces. En mi desempeño profesional como psicoterapeuta, he tratado a muchas personas, que manifiestan un gran miedo por todos los peces en general, inclusive por los pequeños o aquellos que parecen ser inofensivos. Esta condición psicótica, incluye circunstancias en las que una persona siente repulsión hasta de comer pescado o al ver a una pecera. Es usual que el origen de la ictiofobia venga dado por la selacofobia (miedo a los tiburones), cuando esta no es tratado a tiempo profesionalmente, puede “evolucionar” en un temor hacia todos los peces.

Las dos fobias mencionadas anteriormente se desprenden de la zoofobia (miedo a los animales).

Miedo a los peces

Causas de la Ictiofobia

Como muchos otros miedos irracionales, la ictiofobia también comienza con un episodio negativo o traumático que involucra a los peces, principalmente en la niñez.

En un caso particular, que estoy atendiendo actualmente, mi paciente recuerda sentir terror hacia los peces desde la infancia, por ser víctima de una broma, en la que le colocaron una cabeza de pescado, en su cama mientras dormía, la cual le causó un gran asombro al despertar, que aún no ha podido superar.

Además los niños con una imaginación superior tienden a creer que los peces pequeños son tan poderosos como “grandes tiburones blancos”.

Sabemos que los peces son criaturas viscosas y malolientes. He tratado a personas con trastornos de ansiedad, que tienden a creer que los peces son responsables de muchas enfermedades o pueden conducir a la intoxicación por mercurio, entre otros males. Este es uno de los desencadenantes comunes de la ictiofobia.

Tratamiento para la Ictiofobia

En mis pacientes con esta condición, la programación neurolingüística, ha demostrado ser efectiva. Es un enfoque de tratamiento que puede usarse para tratar a las personas que tienen un miedo irracional a los peces. A través de este proceso, mis pacientes examinan las razones de sus procesos de pensamiento y aprenden cómo minimizar los pensamientos negativos sobre los peces.

   

Admitir que padeces una fobia puede ser incómodo, pero es el primer paso para obtener apoyo para lidiar con ella. Ten en cuenta que como profesional, estoy para ayudarte a superar tus miedos y aprovecha la oportunidad, de compartir esta información en tus redes, y convertirte en un portador de buenas noticias, para tus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *