HIPOFOBIA: MIEDO A LOS CABALLOS

HIPOFOBIA. Hace alusión al miedo a los caballos. Este es un tipo de fobia muy poco frecuente debido a que normalmente se desarrolla al haber tenido un impactante choque traumático con algún equino. Hay personas a las que les apasiona la equitación, o cualquier deporte afín, pero al haber sufrido un accidente con su caballo desarrollan un temor increíble que no les permite volver a montarlos nuevamente, se ve sobretodo en principiantes. En cierto modo es natural al principio sentir inseguro nuevamente, pero es una situación que debe tratar de resolverse con tratamientos terapéuticos para que así la persona pueda realizar las actividades que le guste y realizar sus actividades normales.

Miedo a los caballos

Miedo a los caballos

También se conoce como equinofobia. No solo se desarrolla en algunos jinetes, también en aquellas personas que trabajan en los establos y pudieron haber recibido un fuerte golpe por parte de estos animales. Hay personas que ni siquiera pueden ver la imagen de un caballo ni escuchar su relincho porque los invade una sensación de angustia y zozobra espeluznante.

En ocasiones el miedo a los caballos es desarrollado inclusive por la caracterización que los medios de comunicación como televisión, libros, revistas, etc. en donde plasman a un semental como una gran bestia negra, con los ojos sangrientos y furioso, como diabólico.

¿Fobia o conducta aprendida?

Pueden existir casos donde la fobia no es propia, es decir, fue transmitida de una persona a otra, normalmente puede verse de padres hacia hijos. En estos casos los padres sin darse cuenta y sin querer (mayormente) transmiten su propio miedo a sus hijos, por ejemplo, una madre que le transmite la hipofobia a su hijo diciéndole que los caballos son malos y peligrosos porque su padre murió en un accidente a caballo.

Muchas veces se desarrollan pensamientos obsesivos por el objeto fóbico, en este caso los caballos, lo mejor que se puede hacer es buscar ayuda profesional para indicar el tratamiento adecuado.