ELUROFOBIA: MIEDO A LOS GATOS

También conocida como Ailurofobia, es un trastorno psicológico transformado en un miedo irracional y constante a los gatos domésticos. La elurofobia no solo se materializa ante la presencia de uno, también pueden presentarse al escuchar la palabra “Gato”, o ante su maullido, sin la necesidad que el animal esté presente.  Es difícil creer que una persona les pueda tener una completa aversión a estos animales que por lo general habitan con las personas, y los que no, suelen huir sin dejar ningún rastro pues, algunos ejemplares nos tienen más miedo que nosotros a ellos.

Miedo a los gatos

Causas de la Elurofobia

La mayoría de las personas diagnosticadas con esta fobia por los gatos, han tenido fuertes episodios que han sido el desencadenante del trauma, como ser atacados en su niñez por un gato, o que en la adultez dicho ataque fuese más grave o haya causada una gran impresión o daño físico; aunque he tenido pacientes que alegan que los gatos son presagio de muerte y mala suerte, especialmente si son negros, y de ahí nace su miedo a los mismos. Con respecto a esta teoría se dice que la Elurofobia tiene su origen en la Europa medieval, en los tiempos de lo sobrenatural y la cacería de brujas, cuando los gatos eran sacrificados por la creencia de que en ellos habitaba algún espíritu maligno.

Síntomas de la Elurofobia

Uno de los síntomas más característicos de la Elurofobia es el pánico, también son comunes sudoración, dificultad para respirar, aumento del ritmo cardíaco, descompensación, y en los casos más extremos el paciente puede ver comprometido su comportamiento social, ya que evitan relacionarse con personas que tienen a un gato como mascota, o se abstienen de visitar ciertos lugares en los cuales la posibilidad de encontrarse a uno sea muy alta.

Tratamiento de la Elurofobia

Una de las recomendaciones que particularmente doy, es que si sufren de esta fobia o conocen a alguien que la padezca, tome una terapia psicológica ya que esta, al igual que muchas fobias tiene un cura, usualmente se trata de hacer frente al miedo, haciendo que el paciente pueda al menos tolerar la causa de su fobia y en algunos casos se aplica la hipnosis o la programación neurolingüística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *