BATRACOFOBIA: MIEDO A LOS BATRACIOS

BATRACOFOBIA. Es ese temor exagerado e incontrolado a los batracios o anfibios (ranas, sapos, salamandras, renacuajos). Esta fobia suele ser confundida a menudo con el “asco” o rechazo que esta misma especie provoca en las personas, no todo aquel al que no le gusten los anfibios o evite un contacto con ellos es batracofóbico. Este tipo de fobia se caracteriza por el miedo a un posible encuentro con la especie, sea venenosa o no, también por la percepción de imágenes o pensamientos que involucran a un batracio.miedo a los batracios

Causas de la Batracofobia

Como es lo usual una de las causas más comunes es haber vivido una experiencia traumática con un batracio, aunque existen muy pocas salamandras o ranas venenosas en alguna ocasión se puede a dar ese encuentro, lo que produce que instintivamente las personas sientan miedo de estar en presencia de alguno de estos animales. Otra de las causas de padecer batracofobia es la proyección imaginaria con respecto a la forma o la sensación al tacto que producen estas especies.

He tenido varios pacientes batracofóbicos, pero el caso más extremo fue una niña de 12 años. Su padre era un Zoólogo, y en su casa tenía una habitación donde tenía algunas especies para su estudio  (arácnidos, anfibios, insectos). Mi paciente y su hermano estaban jugando un día en esa habitación, y por accidente rompieron el contenedor donde se encontraban los anfibios, habían 5 especies, y todas saltaban por la habitación. La niña tuvo contacto con dos de ellas, una le saltó en el brazo y otra en la cara, a partir de allí, quedó traumada con los anfibios y no podía ni siquiera imaginarlos.

Síntomas de la Batracofobia

Los síntomas más característicos es la diaforesis (sudor frío), vértigo, náuseas, aumento del ritmo cardiaco. Las personas batracofóbicas, evitan ir a lugares como sabanas, selvas, o lugares húmedos, como de igual manera lo hacen las personas que tienen Ofidiofobia (miedo a las serpientes), por ser lugares donde generalmente habitan estas especies.

Tratamiento de la Batracofobia

Se recomienda para este tipo de fobias, asistir a terapia psicológica en la cual se pueden utilizar técnicas de relajación y respiración, grupos de ayuda, programación neurolingüísticas y coaching ontológico.

HERPETOFOBIA: MIEDO A LOS REPTILES Y ANFIBIOS

Un miedo más “tradicional” de lo que se cree, tanto, que es conocido con varios nombres, incluso, son estudiados por separado aunque ataquen al mismo objeto causante del temor en las personas. La herpetofobia es el descontrolado temor por los reptiles y anfibios. Esta fobia forma parte de las zoofobias más comunes, estudios demuestran que se ubica en segunda posición después de la aracnofobia. El origen de la herpetofobia normalmente se debe a lo peligrosos que pueden llegar a ser estos animales, y en otros tantos casos por su aspecto, pues para muchos no son animales agradables.

Dentro de esta categoría se encuentra la ofidiofobia que es el temor descontrolado por las serpientes. Sin embargo, es una fobia que engloba muchas otras especies, como los lagartos, cocodrilos, sapos, ranas, inclusive a las tortugas.

¿Cómo se si tengo bufonofobia?

Otra variante de la batracofobia es la bufonofobia, una versión de la enfermedad que espanta a cualquiera que sienta la viscosidad, humedad y piel escamosa y arrugada de un sapo o cualquier reptil similar. En fin su apariencia no es precisamente agradable a la vista o al tacto, no es una clase de especie que a la mayoría le gustaría tener como mascota, ya que generan asco y repulsión sobretodo en las damas.

Sin embargo la bufonofobia es un trastorno más complejo que solo sentir grima por estos anfibios, esta patología te hace actuar de forma irracional ante la presencia de los batracios o con solo sospechar su aparición o pensar en ellos, así como produce reacciones exageradas e involuntarias físicas y emocionales.

Test para confirmar la bufonofobia

  1. ¿Has experimentado ataques de ansiedad al ver o con solo escuchar el sonido de algún sapo?
  2. ¿Sientes que al estar en cerca de un sapo tu vida corre peligro?
  3. ¿Ese miedo por los sapos constituye un patrón de conducta adquirido de tu madre o alguna otra persona de influencia en ti?
  4. ¿Sueles evitar asistir a cualquier lugar donde presumas que puedas encontrarte con sapos?

Si la mayoría de tus respuestas son afirmativas te recomiendo busques asistencia profesional para superar este miedo que puede coartar tu tranquilidad.

Tanto los síntomas como los tratamientos suministrados a los pacientes son los mismos. Las fobias hacia animales y en especial a estos especímenes atacan directamente los aspectos mas sensoriales del paciente, permitiendo así un mejor control de la situación para nosotros los psicólogos.

Anímate a compartir esta publicación en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *