APIFOBIA: MIEDO A LAS ABEJAS

APIFOBIA. A lo largo del mundo existen una gran variedad de insectos de diversos colores, características, tipos y más, algunos de ellos nos pueden parecer grotescos, asquerosos o peligrosos, y ciertamente muchos lo son. Debido a ello, muchas personas pueden empezar a tenerles miedo, sin embargo,otras dejan que sus temores tomen el control manifestándose así sea con un pequeño insecto inofensivo. Este miedo irracional es conocido como entomofobia o miedo a los insectos, al existir una enorme cantidad de insectos, estas fobias se pueden sub-clasificar en otras distintas dependiendo del insecto al que se le teme.

De ahí nace la apifobia, palabra que proviene de la palabra en latín “Apis” que significa abeja de miel, también puede ser conocida como melisofobia derivada de la palabra griega “Melissa” que se refiere a abeja de miel. En pocas palabras, se puede definir a la Apifobia como aquel miedo irracional, desagrado y repulsión que puede sentir una determinada persona al ver una abeja o al estar cerca de ella. 

Es una de las fobias más comunes en algunas partes del mundo, según algunas estadísticas el 7% de la población total de Estados Unidos padece este tipo de fobia. Muchas de las personas que he ayudado a superar su apifobia, no sólo sienten miedo a la abeja, también temen a las avispas y, en algunos casos, a todos los insectos voladores que puedan causar una picadura.Apifobia: Miedo a las abejas

Motivos por los que se les tiene miedo a las abejas

Nosotros los psicólogos sabemos que los miedos y las fobias suelen ser condicionados por respuestas del cerebro, es decir, probablemente hubo una reacción traumática o negativa de ansiedad o dolor en el pasado del apifóbico, siendo el detonante para padecer este miedo. Un niño, o incluso un adulto, podría haber perturbado accidentalmente un panal de abejas y, como resultado, fue picado varias veces, pero, no necesariamente tiene que sufrir alguna picada el apifóbico para padecer esta fobia.

Por ejemplo, el evento que desencadenó la apifobia en el primer paciente que traté con esta fobia, fue debido a que presenció un incidente similar donde su mejor amigo de la infancia fue picado severamente por varias abejas, lo curioso es que él no experimentó ninguna picadura de abeja, sin embargo, la escena fue lo suficientemente impactante para que le generará este trastorno o fobias como le conocemos en la comunidad.

Del mismo modo, los padres o hermanos mayores podrían mostrar miedo intenso al visualizar las abejas y avispas y los niños pequeños aprenden a temerles como resultado. No obstante, los casos infantiles de apifobia se resuelven por sí mismos, en otros casos, el miedo puede persistir hasta la edad adulta.

¿Miedo justificado o injustificado?

Hasta cierto punto, el miedo es absolutamente normal y saludable. Muchas personas se sienten intimidados cuando ven a una abeja, ya que nadie quiere ser picado. Pero en el caso de apifobia, incluso mencionar a las abejas o ver imágenes de estos insectos puede desencadenar una respuesta de ansiedad que es similar a la de ser picado. Por lo tanto, el temor normal y saludable se convierte en un miedo paralizante que puede interrumpir de manera considerable la vida diaria del apifóbico.

Síntomas que presentan los apifóbicos

Los síntomas más comunes de estas fobias que manifiestan las personas con apifobia en las personas, sean niños o adultos, son:

  • Miedo extremo, incluso si no están presentes, ya sea por un pensamiento, imagen o hablar de las abejas, puede desencadenar el miedo.
  • La evasión completa de los lugares donde se pueden encontrar las abejas, avispas o colmenas, como los bosques o cuevas.
  • Evitar actividades que se realizan en ambientes naturales, como la acampada, debido a la posibilidad de encontrarse con abejas.
  • Darse cuenta de que el miedo es irracional, sólo en los adultos.

Los ataques de pánico por picaduras de avispas generalmente son acompañados con signos tales como: sudoración, temblores, latidos del corazón acelerados, mareos o desmayos, náuseas o vómitos, dificultad para respirar, malestar abdominal e incapaz de pensar con claridad.

Formas de tratamiento la apifobia

Una parte importante de superar el miedo a las abejas y avispas es comprender los hechos acerca de ellas, por ejemplo, tener en cuenta que las abejas sólo pican cuando se le provoca y se sienten amenazadas, la mayoría de las abejas ni siquiera pueden picar. Aunado a eso, son insectos sorprendentes que nos proveen de alimentos y medicinas y son actores esenciales en el ecosistema.

Del mismo modo, las terapias son eficaces para superar el miedo a las abejas. Una de ellas y la que más suele ser aplicada es la terapia de exposición, con ella el paciente interactúa directamente con su miedo creando una fortaleza suficiente para no sucumbir al terror ocasionado por la fobia. Muchos tratamientos resultan efectivos incluso antes de la exposición, sin embargo, es la más recomendable.

Serviría también para los apifóbicos manejar una buena información sobre sus miedos, por ello, te invito a compartir este artículo en tus redes sociales.