ESCOPOFOBIA: MIEDO A SER MIRADO

ESCOPOFOBIA. Entendemos como escopofobia, el miedo de ser observado o mirado fijamente. El grado de la enfermedad puede variar considerablemente, de uno a otro caso. He tenido pacientes que presentan un cuadro tan crítico, que viven paranoicos, manifestando miedo a “ser vigilados” todo el tiempo. También he conocido de casos, donde la condición se combina, con otras fobias, como la agorafobia (temor obsesivo de andar en espacios abiertos), por lo que mis pacientes escopofóbicos se niegan a caminar al aire libre, por el pánico que les produce ser mirado por los extraños (lo que les hace querer huir o esconderse).

Miedo a ser mirado

Famosos con Escopofobia

Cuando salimos de nuestras casas, inevitablemente  nos estamos exponiendo a la mirada del público en general, y esta situación se puede intensificar en determinadas circunstancias, en una fiesta, por ejemplo, podemos llegar a ser el centro de atención o en una conversación si el tema pasa a girar en torno a nosotros. Si bien esta atención puede ser halagadora para algunas personas, también, puede ser absolutamente aterradora para otras, si padecen de escopofobia.

Pero ¿Qué podemos decir de los artistas? Podríamos pensar que ellos, no deben sufrir de estos padecimientos, porque al fin y al cabo el propósito de sus vidas, es ser el centro de atención, subir a escenarios, aparecer en pantalla y que todos los veamos, los admiremos y hablemos de ellos.

Sin embargo, en mi experiencia he podido apreciar, cómo a pesar de los reflectores, la fama y la riqueza en la que se desenvuelven estas personas, son sus miedos, y alteraciones psicológicas, en algunos casos bastante peculiares, la que los equiparan al resto de los mortales, sino preguntenselo a Kim Basinger y Daryl Hannah, que sufren en carne propia los síntomas de esta condición.

Síntomas de la Escopofobia

Al igual que otras fobias sociales, la escopofobia puede causar varios síntomas físicos y emocionales en los pacientes, entre los que tenemos:

  1.     Depresión al tener que exponerse
  2.     Timidez extrema
  3.     Poca vida social
  4.     Rubor facial
  5.     Deseo de huir de lugares públicos

En el caso de Kim Basinger, ella cuenta que de niña era excesivamente tímida, vivía constantemente avergonzada, condición que fue empeorando a medida, que aumentó su fama y mayor cantidad de miradas se fijaban en ella.

Cuando tenía 20 años de edad, Kim sufrió su primer ataque de pánico en un supermercado lleno de gente, de donde salió huyendo lo más rápido que pudo y pasó los siguientes seis meses, encerrada en casa.

Debido a esto la talentosa Kim, accedió a protagonizar el documental “Panic”, de HBO, donde relata sus traumas y peores momentos, y cómo logró superarlos.

¿Qué temes? Ponte en contacto con nosotros, para conocer más de esta u otras fobias, o situaciones que pueden estar afectando tu salud mental, y calidad de vida.

La escopofobia, es una condición que debe ser tratada profesionalmente, de forma oportuna, porque se suele complicar con otros trastornos, si no se detiene a tiempo. Si disfrutaste leyendo este artículo, únete a nuestra comunidad y comparte en tus redes sociales.

3 respuestas a “ESCOPOFOBIA: MIEDO A SER MIRADO”

  1. anonima jota dice:

    hola mi problema es que me da miedo que me miren a la cara mientras me cuentan algo, no puedo escuchar porque mi atención esta puesta es cosas como: ¿qué cara estaré poniendo mientras me hablan , será una cara de miedo? con la boca cerrada o abierta? que pensaran de mi? que soy rara?, etc antes era peor este miedo, sentía la sensación de que mi cara se transformaba a pánico o cara de miedo y la gente ” actuaba nerviosa debido a mi ” (autoreferenca ) . ” se puso nervioso porque vio mi cara de miedo.
    si a alguien le pasa algo así por favor quiero saberlo para sentirme mejor 🙁 y no que soy la única en el mundo con este problema.

    lo otro que me pasa es que pienso que las personas bostezan debido a mi cara…por lo mismo (por miedo a mi ).

    saludos y quería agregar que soy sociable eso es lo mas raro de todo! pero cuando me pasan estos trastornos delirantes (lo llama así mi psiquiatra) me vuelvo inhibida y tímida.

    • Valentina Martín dice:

      Wao! Realmente asombroso tu caso, no me he topado con un paciente como tu. ¡Un verdadero placer!

      Pues, yo no considero que sea miedo, hay cosas que seguramente no te tomas a la ligera y realmente deberías hacerlo. Las amigas de mi esposo me dicen con frecuencia que es muy extrovertido, que sus expresiones son chistosas, simpáticas y muy elocuentes, ¡Claro! cuando me doy cuenta, en realidad, me doy cuenta que no se trata de un problema sino de su personalidad. Me gustaría contigo concentrarme un poco mas en eso. ¿Porque eres extrovertida y tímida a la vez?

      Créeme que si estas en un grupo de amigos que conozcan de tu padecimiento no tienes que temer, tus gestos y acciones faciales son naturales, siempre que no se traten de un trastorno nervioso que te haga mover involuntariamente la boca o los ojos, no tienes nada que temer. Seguramente lo que estas contando es digno de que tu amigo o conocido se ¡espante! Pero créeme que las reacciones que tomen los démas frente a ti no tienen nada que ver con lo que esta pasando con tu rostro a menos que estés en llamas.

      Tal vez te de pena, pero graba un video tuyo teniendo una determinada conversación. Recita algo o conviertete en youtubers solo para experimentos de esta anomalía y por aquí mismo me cuentas como te va. Un tratamiento en concreto no te puedo sugerir porque me faltan muchas piezas. Quisiera hablar mas contigo, no te despegues de mi.

      Un abrazo… y una sonrisa.

  2. Unicornio Anónimo dice:

    Hola, hace aprox. 3 años esto es lo que me pasaba: tenía todos los síntomas que se mencionan aquí (temblor, rubor, tensión, miedo, etc.) siempre que salía de casa, o con el simple hecho de pensar en salir se casa. Incluso cuando mis amigos me venian a visitar, yo les abría la puerta temblando y sudando y con unas ganas incontenibles de reír cuando los veía. Y era exagerado cuánto llegaba a sudar de nervios al estar en la calle, incluso si estaba vacía.

    Siempre he sido muy tímido e introvertido, desde que tengo memoria y por lo que mis padres me han contado, pero cuando me encuentro cómodo a veces suelo hablar muchísimo, decir y hacer muchas tonterías (por ponerte un ejemplo, una vez de la nada me puse a bailar “sensualmente” frente a mi clase cuando la maestra no estaba, con el fin de hacer reír a mis compañeros, a pesar de que detesto bailar) hasta que estoy exhausto.

    Un día decidí que tenía que enfrentar mis miedos y así lograría vencer este problema, así que decidí levantarme temprano, salir a la calle y saludar a la gente que me encontrara, intentar no ponerme nervioso cada vez que veía a un desconocido, caminar con seguridad y buena postura (siempre camino cabizbajo y rehuyendo miradas) etc. No sirvió de nada…

    Después de un tiempo nos mudamos a Estados Unidos, y aquí tuve que pasar peores vergüenzas por no hablar el idioma y tener que acostumbrarme a tantas cosas nuevas. Afortunadamente eso me ayudó mucho, y ya no sufro tanto esos síntomas mencionados, pero sigo teniéndolos en menor medida.

    Siempre estoy calmado, estoy ‘neutro’, ni triste ni feliz ni enojado, sólo neutral, y no me gusta para nada llamar la atención en ningún sentido, porque cuando siento que llamé la atención de alguien aunque sea por un segundo, me pongo nervioso (para que te hagas una idea: en su momento no me atrevía a sacar mi celular del bolsillo ni para ver la hora porque creía que todo el mundo se me quedaría mirando como si yo estuviera presumiéndoles mi celular; o cuando no me atrevía a ponerme audífonos enfrente de nadie para que no creyera que lo hago por llamar la atención (o sea, mi siquiera dentro de mi casa frente a mi familia) y así un montón de cosas hago o evito hacer para no llamar la atención).

    Otra cosa, todo el tiempo estoy temblando, incluso cuando no estoy nervioso, incluso cuando estoy solo, y me pone nervioso que alguien me vea temblar, porque sé que lo haré todavía más fuerte.

    Tengo más: me pone nervioso entrar a lugares nuevos (un salón de clase al que no haya entrado, o alguna tienda, a pesar de que no tengan éstas nada de particular), y conocer gente nueva (en especial mujeres [soy hombre]),

    Creo que eso es todo. Una disculpa si es que acaso no me di a entender entre tantas cosas revueltas, no sé siquiera si esto tiene tanto qué ver con el artículo, pero no sabía cómo plantearlo, y como vi el comentario de otra persona exponiendo su problema, creí que tal vez a mí también me podrían ayudar. Me fascinaría leer alguna opinión, consejo o cualquier cosa que tenga que decir. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *