ANGROFOBIA: MIEDO AL ENOJO

ANGROFOBIA. Enojarse es una emoción que todos hemos vivido de vez en cuando y en ciertas situaciones frustrantes, sabemos que en el momento que nos encontramos en un estado de ira o rabia tendemos a causar daños, ya sean sobre objetos o sobre los sentimientos de otras personas. La angrofobia es el miedo al enojo, la podemos definir como aquel miedo injustificado e irracional a molestarnos o sencillamente a sentir antipatía hacia cualquier persona, es una fobia social muy preocupante porque la forma de vida de la persona que la padece se ve sumamente afectada, en especial sus relaciones con otras personas.Angrofobia: Miedo a enojarse

Origen de la angrofobia

Como es el caso con todas las fobias, la persona que presenta este tipo de fobias ha experimentado un trauma en algún momento de su vida, ese evento traumático se relaciona automáticamente con la ira y/o al poder estar enojado. Alguno pacientes que he tratado que padecen este tipo de fobia, fueron víctima de abuso físico cuando eran niños, o los padres de este individuo mostraron poca emoción o solo ira hacia él, o incluso, la persona es angrofóbica porque fue castigado severamente por expresar enojo o molestarse mucho en una determinada situación.

Consecuencias

Por lo general, las personas angrofóbicas puede temer que su ira hiera los sentimientos de otras personas o que su rabia se pueda intensificar y termine generando violencia. Algunos pacientes de este tipo de fobias hacen frente a esta fobia retirándose completamente evitando contacto con otras personas, se aíslan y no se tratan como debe ser.

Síntomas

Son individuales y pueden variar dependiendo del individuo. Algunos pacientes que he tratado, cuando se enfrentan a su miedo a la ira y de llegar a estar enojado, pueden comenzar a sudar, tener náuseas, marearse, sentirse incómodos. En el extremo opuesto, otras personas están tan severamente comprometidos por esta fobia, que pueden experimentar ansiedad paralizante o ataques de pánico. Otros síntomas físicos pueden incluir:

  • Resequedad en la boca
  • Aceleración del ritmo cardíaco
  • Falta de aire
  • Tensión muscular
  • Confusión o falta de concentración
  • Sensación de hormigueo
  • Intensa sensación de un desastre inminente

Tratamiento de la angrofobia

La gran mayoría de los casos de angrofobia son auto-diagnosticados, es decir, el mismo paciente se da cuenta que la padece, se percata de que su miedo a enojarse y a la ira es irracional y que compromete su calidad de vida.

Aunque exista una variedad de potentes fármacos para tratar la angrofobia, los efectos secundarios pueden ser graves. Por otra parte, se puede tratar mediante terapias de comportamiento cognitivo, exposiciones directas, desarrollo de hábitos para relajarse, terapia de grupo, entre otros.

Recomendaciones

Es totalmente recomendable asistir a un especialista de la salud mental y fobias, ya sea psicólogo o psiquiatra, una vez que se presenten algunos de los síntomas de esta fobia, aislarse de la sociedad es un método erróneo para combatirla y es algo que nunca se debe hacer. Te agradecería si compartes este artículo en tus redes sociales para ayudar e informar a otras personas.