Fobia social

FOBIA SOCIAL. Una de las primeras cosas que aprendes en la universidad, en cualquier carrera, es que, para el ser humano, la sociedad, las relaciones públicas y el entorno de personas que nos rodea son lo más importante que podemos tener. Cada una de las profesiones estudia y trabaja en pro de mantener el bienestar y la convivencia. En el caso de la psicología no es distinto, por eso el estudio de los temores es tan esencial. La fobia social es un tema que se atraviesa en el medio de esta relación a la que se le suman muchos más conflictos que mantienen en constante fluctuación a la gente que habita el planeta.

Las fobias sociales son el conjunto de temores y miedos que las personas desarrollan a partir de experiencias negativas relacionadas con interacciones en la sociedad. Una fobia social puede ser el temor a un tipo de contacto humano, este está determinado por un rechazo a la interacción por el simple hecho de estar expuesto a ser juzgado o reprimido por sus acciones.

La fobia social desarrolla en el paciente un bloqueo constante que se puede tornar severo con la seriedad del temor, pues todo conduce a que aislamiento del afectado con respecto al resto de las personas.Miedo a las interacciones sociales

Origen de la fobia social

La fobia social es una de las reacciones más adversas a la sociedad, a ese cúmulo de personas que desean o aspiran un contacto humano para relacionarse y producir una vida en común, compuesta por trabajo, estudio, cotidianidad, diversión, compartir en general.

Las personas que sufren fobias sociales por lo general están atadas a una conducta negativa, producida por una persona que hizo un daño o expuso con tonos de vergüenza y burla a quien no lo tomó de la manera más segura, sino que reprimió todas sus defensas y mostró una vulnerabilidad que condujo a la reproducción de un miedo de ese momento, situación, evento o particular suceso.

La respuesta inmediata de las personas con fobias sociales es automáticamente alejarse del espacio en el que está sucediendo lo que sea que le perturba y le genera ansiedad, angustia y temor. El fóbico social prefiere la no convivencia con tal de evitar la circunstancia que le produce temor.

Ahora imagine usted, el grado de severidad de las personas que se encierran en sus hogares por pánico a cualquier escrutinio público al que le temen.

Síntomas de la fobia social

Fobias sociales

La ansiedad es constante, los pacientes al ejercer esa acción tan común como saludar, ir a una reunión, expresar una opinión, conocer a una nueva persona o responder una pregunta sobre su personalidad, por ejemplo, reaccionan de maneras que difícilmente puedan funcionar para una relación estable. Los síntomas más comunes son:

  • Ansiedad y estrés, la actitud más conocida por los pacientes afectados y que en general es la razón por la que asisten a mi consultorio. A pesar de que sufren de la fobia social, tienden a no entender las causas o al menos admitir que esa conducta no es normal y que necesitan superarla para poder tener trabajo o relacionarse en sitios públicos.

  • A esta ansiedad también la sigue regularmente una sudoración. Es común en las manos, pero zonas como el cuello y la frente pueden sudar ante la presencia de una situación incómoda que perturba al paciente.

  • En una oportunidad un paciente acude por la vía del contacto de esta web a explicar cómo una entrevista de trabajo le produjo náuseas y ganas de vomitar, tanto que tuvo que ser interrumpida para vaciar su estómago en un baño cercano. Esta conducta se repitió en 2 ocasiones más antes de asistir a consulta. Todo indica que los esfínteres y los problemas estomacales pueden perpetrar un ataque inesperado contra el paciente en situaciones de presión social.

  • El cuerpo humano al agitarse produce más fluidos, que a su vez pueden provocar dificultad al hablar, las personas también sufren de temblores cuando están tan expuestos a situaciones que les producen temor.

Tratamiento de una fobia social

Hemos establecido ya que las medicaciones como calmantes o relajantes musculares son la solución más evitada, sin embargo, he tenido que recetar en muchas oportunidades este tipo de medicamentos porque los pacientes deben enfrentarse a estas situaciones más de lo común, por ser tan fáciles de presentarse en un estilo de vida que requiere el contacto con otras personas.

Sin embargo, en mi comunidad, los especialistas somos fieles creyentes de las terapias cognitivas conductuales, las diferentes sesiones de contacto y los diferentes tipos de conversatorios de terapias grupales que se arman para hacerle entender al paciente que no está solo.

En mi consultorio lo que más se aplica es la terapia de estudio de la conducta que ya mencionamos. Simplemente porque es importante para mí que el paciente entienda la necesidad de defender su verdadera personalidad con la comodidad de sentirse seguro ante sus respuestas, su forma de ser y de actuar.

Al paciente con fobia social se le estimula para que se relacione por niveles, las interacciones que se producen en una terapia de exposición controlada incluyen por lo general la asistencia de personal especializado con guiones y respuestas ensayadas para casi todo. En la red puedes encontrar mucha información al respecto por lo que te invitamos a investigar sobre este material.

Lista de fobias sociales